Kathmandu

Nepal - Lugar

Kathmandu es la capital del país y la ciudad más grande, es una ciudad un poco caótica, pero llena de vida. Se encuentra situada en una cubeta rodeada de montañas a unos 1400m de altitud. Combina zonas de edificios de pisos con barrios de casas bajas o unifamiliares, con algunas grandes avenidas siempre llenas de tráfico y una red de calles y callejones que siguen un patrón incierto, con áreas más arregladas y otras bastante dejadas. Fuera del «Ring Road», que es como un cinturón que rodea Kathmandu y Patan, la ciudad continúa de forma irregular, con barrios de casas bajas mezclados con huertos y campos de cultivo que aún aguantan el embate de la ciudad.

 

Los lugares destacados de Kathmandu no son difíciles de visitar y los desplazamientos se pueden hacer en taxi con relativa facilidad.

 

Thamel es el barrio que concentra los servicios turísticos de Kathmandu y donde todo el mundo tarde o temprano va a parar. Está lleno de restaurantes, alojamientos, cafés y tiendas de todo tipo. Es un barrio pequeño, para hacer a pie distraídamente, y de hecho han prohibido el tránsito de vehículos (no los turísticos) por lo que ahora es más tranquilo. Es un barrio donde es imprescindible pasear y explorar su infinidad de rincones interesantes que encontraréis a cada paso.

Si queréis un lugar bien tranquilo y curioso, podéis acercaros al «Garden of Dreams», un pequeño jardín de estilo neoclásico (se paga entrada) cerca del límite de Thamel por Tridevi Marg, podéis tumbaros en el césped o tomar algo en alguno de sus dos restaurantes.

 

Bouddhanath o Bouddha, como también se conoce y que da nombre al barrio, es la gran estupa iconográfica de la ciudad que habréis visto en muchas fotografías. Está situada dentro de una gran plaza llena de vida, con devotos orando y rodeándola en el sentido de las agujas de reloj, turistas, perros, palomas, … Hay algunos restaurantes y cafés con terrazas en los pisos superiores con buenas vistas sobre la plaza y la estupa, que también se pueden ver desde el templo de Guru Lhakhang. Pero Bouddha es mucho más que su estupa, es el barrio que acoge gran parte de los refugiados tibetanos en Kathmandu. y sus callejones están siempre llenos de gente arriba y abajo, tiendas diversas, monasterios budistas y templos que se pueden visitar libremente. Bouddha tiene una atmósfera especial durante la noche.

 

De Bouddha a Pashupatinath se puede ir caminando en un paseo de unos 40 minutos por callejuelas donde no encontraréis demasiados turistas. Es bastante interesante, ya que es un Kathmandu poco turístico. Hay diferentes itinerarios posibles, pero finalmente llegaréis al río, donde hay algún templo y «ghats, que cruzaréis para acceder a Pashupatinath. Hay un acceso, un poco como la puerta trasera, donde hay algunos templos algo dejados y unas escalinatas que nos llevarán a una colina llena de templetes de todo tipo, donde se instalan algunos «sadus» y astrólogos, para bajar luego hacia la parte principal de Pashupatinath.

(naturalmente se puede hacer el recorrido al revés)

 

Pashupatinath es el templo hindú más sagrado e importante de Nepal, con un templo principal donde no está permitida la entrada a los no hindúes, y es el lugar más elegido para celebrar los ritos funerarios en sus «ghats», los crematorios de los difuntos, situados sobre el sagrado y contaminado río Baghmati. Hay que tener presente que es un espacio sagrado, donde se están celebrando funerales, por lo que hay que ser discretos y respetuosos, manteniendo las distancias. Quizás la mejor hora para ir es pronto por la mañana o justo a final de la tarde, veréis el Pashupatinath más real, cuando los grandes grupos de turistas no han llegado o ya la han abandonado. En el exterior hay bastantes tiendecitas de ofrendas, flores, y otros productos relacionados con el culto.

 

Swayambhunath, encaramado en una colina, es un conjunto de templos hindúes y budistas y tiene como centro la segunda gran estupa de la ciudad. También es conocido como el templo de los monos, por razones obvias. Ofrece interesantes vistas sobre la ciudad, sobre todo por la noche o por la mañana y también es bastante más que su estupa. Todo el recinto tiene rincones interesantes, y sólo su acceso oriental por las pendientes escaleras que dan a Swayambhu Marg ya vale la pena. El área se extiende hacia el Amideva Park en la parte occidental, ya tocando el Ring Road donde está el aparcamiento para los autobuses y donde hay tres figuras de Buda gigantes. Hay algún establecimiento para comer, así como también en Swayambhu Marg.

Se puede ir a pie desde Thamel en un paseo de unos 45 minutos para el Kathmandu más «real» y cruzando el río.

 

La Plaza Durbar de Kathmandu no es sólo una plaza, es un pequeño barrio al sur de Thamel. Aglutina lo que eran los palacios y recintos administrativos del reino, mezclados con casas de vecinos, oficinas, tiendas y restaurantes. Al ser como un pequeño barrio tiene diferentes accesos donde están las ventanillas para coger las entradas. Aunque sufrió con el terremoto no deja de ser una visita interesante, con edificios muy diversos, en uno de los cuales vive la Kumari Devi más conocida de Nepal. La Kumari es una diosa viva encarnada en una niña desde los cuatro años hasta que entra en la pubertad. Aunque hay otras Kumaris en el valle de Nepal, la de la Plaza Durbar de Kathmandu es la más importante ya que antiguamente los reyes recibían su bendición y actualmente lo hace el presidente de la república. Sólo aparecen en público unas seis veces al año o las pocas veces que se asoman algo aburridas por alguna ventana.

 

Estos son los puntos destacados de Kathmandu, pero naturalmente hay muchos otros espacios interesantes, y naturalmente también, desde Kathmandu es fácil llegar y visitar tanto Patan como Bhaktapur, aunque recomendamos siempre aprovechar para pernoctar allí, así como hacer alguna ruta en vehículo por la zona de Bungamati y Kirtipur, Nagarkot, Dhulikhel y Namo Buddha, etc. o incluso hacer alguna ruta de senderismo o algún pequeño trek cerca.