Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
24/04/2019

Cuatro cosas sobre Nepal

Namaste

Os hemos escrito esta pequeña recopilación de observaciones, consejos, detalles curiosos y recomendaciones en este pequeño documento que hemos titulado «Cuatro cosas sobre Nepal», porque a veces saber un poco sobre lo que nos encontraremos en nuestro destino nos permitirá entender mejor algunas cosas, no tener sorpresas incómodas y, en definitiva, disfrutar un poco más de nuestro viaje. La mayoría de veces visitamos un país sólo una vez y durante tan sólo unas semanas … un mes … por lo que a veces descubrimos algún detalle práctico justo cuando ya nos vamos. Aun así, descubrir es parte fundamental del verbo viajar.
Está pensada para ser leída antes de salir de viaje, no es necesario que la pongas en tu maleta y en ningún caso es una guía ni quiere sustituir a ninguna guía.

Nepal

Nepal es un país de contrastes. En la imaginación de mucha gente Nepal está situado a gran altura en medio de las montañas más altas del mundo, pero Nepal es un país subtropical, con grandes extensiones de selva y si, también montañas, las más altas del planeta, en un país que sube desde los 70 metros en la selva hasta los 8.848 metros del Everest en tan sólo unos 180 kilómetros de anchura.

El sur está formado por tierras llanas con grandes extensiones de cultivo y las zonas de selva, con las reservas destacadas de Chitwan y Bardiya, con elefantes, rinocerontes, cocodrilos, leopardos, ciervos y algunas de las poblaciones de tigres más numerosas del subcontinente.
Las cumbres del Himalaya cierran el país por el norte con la frontera con el Tíbet. Hay montañas, muchas montañas y muy altas, pero hay que tener en cuenta que, al estar en un país subtropical, a 4.000 metros de altitud todavía hay bosque y las nieves perpetuas y los glaciares se sitúan sobre unos 4.500 metros. Lo que queda en medio, la gran parte del país, está formada por zonas rurales de montañas medias bastante abruptas y valles profundos. Hay algunas poblaciones de tamaño medio en los cruces de las rutas y entradas de los valles que actúan como centros comerciales y administrativos, y una serie infinita de pequeños pueblos y granjas diseminados aquí y allá.

Normalmente los recorridos de los viajeros que no hacen trek por Nepal se sitúan esencialmente entre el triángulo que forman Katmandú, Pokhara (las dos ciudades más importantes) y Chitwan -algo más si incluimos Lumbini-. Para los excursionistas que realizan trek, la gran mayoría de los viajeros que acoge el país, las zonas más visitadas son las del Annapurna y la del Solukhumbu, es decir, el Everest, seguidos de Langtang y Manaslu. El remoto este o el aún más remoto oeste quedan excluidos de la mayoría de recorridos turísticos, y acceder a ellos suele ser dificultoso y, sobre todo, largo, pero es quizá por ese mismo motivo, interesantísimo.

A muchos occidentales les cuesta acostumbrarse al nivel de caos, suciedad y desorden de las ciudades del subcontinente indio, las infraestructuras ni son suficientemente ni funcionan lo bastante bien para alcanzar los parámetros occidentales, y donde todavía falta mucha educación ambiental entre una buena parte de la población. Pero a medida que entramos en entornos rurales la situación mejora notablemente, y con el tiempo las cosas van cambiando … poco a poco, pero firmemente, y en algunas cosas nos adelantan. Sencillamente es diferente.
La manera de expresarse de los nepalíes, y también en el resto de Asia, es diferente de la nuestra, y los valores también lo son. A veces viajamos pensando que cada persona que encontramos quiere obtener el máximo de nosotros, pero no nos damos cuenta de que en realidad esta es una manera de pensar occidental. Hay que estar un tiempo para cambiar el chip y dejar de ver fantasmas donde no los hay. Los nepalíes no son ni mejores ni peores, son diferentes.

Al ser un país hindú, Nepal cuenta con un gran número de castas, al tiempo que diferentes grupos étnicos, muchos de los cuales son de origen tibetano. El concepto de casta y etnia se confunden, por lo que Gurung, por ejemplo, es a la vez etnia y casta. Es un hecho difícil de entender para nosotros, pero va ligado a la religión y la «pureza» simbólica. La discriminación por motivo de casta es ilegal, pero eso no quiere decir que la realidad sea así para todos. De hecho nada diferente de casa, ya que en la mayoría de casos es un concepto de «clase».
La religión hindú es seguida por la gran mayoría de población, siendo el budismo la segunda en importancia. Estas dos religiones coexisten y se complementan entre ellas. Muchos templos son a la vez hinduistas y budistas y es difícil distinguirlos. No hay que olvidar que hay más de un millón de deidades, aunque en realidad muchas de ellas son diferentes personificaciones, sobre diferentes vehículos, etc.
Veréis que la religión en Asia abarca la cotidianidad diaria y se encuentra en muchos hechos, acciones y detalles del día a día de las personas, pero no es nada protocolaria en cuanto a ceremonias.
Kathmandu tiene el apelativo de «la ciudad de los templos», pero lo cierto es que cualquier ciudad o pueblo podría tener el mismo apelativo. Encontraréis innumerables templos y templetes, algunos en lugares insospechados, y normalmente en cada casa hay un espacio reservado para un pequeño altar. Los primeros días les haréis muchas fotos: grandes, pequeños y minúsculos, bonitos y feos, limpios y sucios, cuidados y ruinosos … después ya casi ni los veréis.

En definitiva, déjate seducir por este país. Te puede chocar al principio, pero verás que la gran parte de la población es bastante feliz, que vivir en un país pobre no significa serlo, que gran parte de los pequeños problemas que tanto nos angustian, aquí no tienen ninguna importancia.
Viajar es sobre todo experimentar, vivir, absorber, por lo tanto, y sobre todo, abre bien los ojos y el alma, empapate, y deja una parte de nuestra rígida mentalidad occidental en casa.

Contenido

De un vistazo

  • VISADO. Lo mejor es tramitarlo al llegar al aeropuerto. Se puede pagar en varias divisas.
  • DINERO. La moneda de Nepal es la rupia nepalí. Es fácil cambiar tus euros o dólares en muchos puntos de las ciudades.
  • CAJEROS. La red de cajeros aumenta y cada vez es más fiable, pero es probable que tu tarjeta no funcione en alguno de ellos.
  • SEGURIDAD. Nepal es un país muy seguro. Los robos son raros. Normalmente nos movemos con bastante dinero sin problema.
  • PROPINAS. El concepto de «propina» es diferente aquí. Imprescindibles en algunos de los trabajos relacionados con el turismo. Tenlo en cuenta cuando pienses en tu presupuesto.
  • TELEFONÍA MÓVIL. Barata y bastante efectiva. Tener datos es siempre una buena ayuda para viajar.
  • ELECTRICIDAD. 220v. Ya no hay tantos cortes de luz como antes, pero en algún lugar sigue habiendo. En zonas rurales directamente puede no haber red eléctrica.
  • CARRETERAS. Hay una red básica de carreteras asfaltadas pero en mal estado que unen las poblaciones principales. Moverse en coche es lento y las medias pueden ser de 30km/h.
  • VUELOS INTERIORES. Hay una buena red de vuelos interiores a precios relativamente asequibles, pero siempre muy susceptibles de retrasos o cancelaciones por condiciones meteorológicas adversas.
  • CLIMA. Nepal es un país subtropical y suele hacer calor durante buena parte de las épocas más frecuentadas. Por las mañanas y noches de primavera y otoño puede hacer un poco de fresquito. En invierno Kathmandu o Pokhara pueden ser como el sur de Europa. De junio a septiembre tenemos los monzones con lluvias. Naturalmente en los treks la cosa cambia.
  • ROPA. Camisetas de manga corta y ropa ligera. A medida que subas en altura o vayas más en época invernal tendrás que añadir ropa de más abrigo.
  • ALOJAMIENTOS. En Kathmandu, Pokhara y lugares que acogen más turismo hay mucha oferta de alojamientos, desde hoteles de nivel internacional a «guest-houses» muy simples. En zonas rurales las condiciones son básicas.
  • SANIDAD. No es necesaria ninguna vacuna para entrar en Nepal. Las condiciones sanitarias son correctas. No se han detectado casos de malaria hace años. Hay hospitales internacionales en Katmandú.

Al llegar

Visado de entrada en Nepal
Para entrar en Nepal el pasaporte debe tener una validez mínima de seis meses a partir de la entrada en el país.
Te recomendamos tramitar el visado de entrada en el aeropuerto, ya que es más económico y el trámite suele ser rápido. Deberás llevar la hoja de solicitud y ahora tiene tres opciones para hacerla:
La opción de toda la vida es rellenar a mano el formulario de solicitud de «Tourist VISA» y añadir una fotografía. Os haremos llegar el documento con la traducción o puedes descargarlo desde la web aquí nepalimmigration.gov.np/public/upload/file/app110.pdf
Si deseas ser un poco más digital, ahora existe la opción de hacer la solicitud online a través de esta página online.nepalimmigration.gov.np/tourist-visa. Tened cuenta que no la podéis rellenar antes de 15 días de vuestra llegada al país y que piden fotocopia del pasaporte y de la última página con visados (!?). No me preguntéis el por qué.
Y si se te ha olvidado alguna de estas dos opciones, hace unos meses también hay unos terminales en la sala de inmigración con los que puedes obtener la solicitud sólo escaneando el pasaporte. Aunque ahora han puesto más terminales, lo cierto es que preferimos cualquiera de las dos opciones anteriores.
En cualquier caso el resultado es el mismo, tendrás una hoja impresa al que deberás añadir la pequeña hoja que te darán en el avión o que encontrarás en la sala de inmigración que deberás rellenar también, por lo tanto ten un bolígrafo a mano.
Con ello te diriges al fondo de la sala donde hay un mostrador para pagar el importe de tu visado. El precio del visado es:

  • $ 25 por 15 días
  • $ 40 por 30 días
  • $ 100 por 90 días

Se puede pagar en euros y otras monedas pero el precio viene fijado en dólares, por lo que si pagas con otras monedas te puede salir un poco más caro o, menos a menudo, un poco más barato. Os devolverán el cambio en rupias nepalíes, por lo que así ya tenéis las primeras rupias y seguramente no necesitaréis cambiar en el aeropuerto.
Una vez pagado, con el recibo y los impresos ve a la ventanilla que te corresponda en función de la duración del visado. Una sonrisa, welcome to Nepal, y listos.
Encontrarás la información completa y oficial en la página del gobierno nepalí respecto a los visados ​​nepalimmigration.gov.np.

Salida del aeropuerto
Ya habréis visto que el aeropuerto internacional de Tribhuvan en Katmandú es más bien austero. Hay tres cintas de equipaje pero a veces la información de la pantalla no es correcto. Si su equipaje tarda más de lo normal, tenga un ojo a las otras cintas. A veces personas con buena voluntad sacan las maletas de la cinta y las depositan en el suelo, por lo que podemos estar esperando nuestro equipaje y tenerlo en el suelo cerca de nosotros.
Es imposible -o casi- que te roben el equipaje, ya que a la salida le verificarán que la tarjeta del equipaje corresponde con la que tiene en el billete. Por lo tanto, sobre todo !, no pierda el comprobante de equipaje que hay en su tarjeta de embarque.
Por estamos esperando, nos verá a la salida del edificio, justo al otro lado del vial de los coches, ya que no está permitido el acceso al interior de la terminal. Si por el contrario viaja por su cuenta, hay servicio de prepago de taxis hacia Thamel (Kathmandu).

Dinero

En Nepal se utiliza la Rupia Nepalí (NPR) y en general sólo utilizarás los billetes, que van desde 5NPR a 1000NPR. Hay monedas de «paisa», es decir, céntimos de rupia, pero ni las verás.
Muchos billetes son bastante viejos y están bastante gastados, por lo que si no hay mucha luz, a veces cuesta ver de qué color son realmente, especialmente entre los de 10 y 20 rupias. Llevan el número del valor en escritura devanagari y occidental.

Cambio de dinero
Hay innumerables pequeñas oficinas de cambio en Katmandú, Patan, Bhaktapur y Pokhara, que verás por sus paneles en la calle donde indican el tipo de cambio que aplican en el día para cada divisa. Hay muy poca o ninguna diferencia entre ellas y son fiables. Naturalmente en el aeropuerto hay oficina de cambio, pero con una relación algo peor, mientras que cambiar en los bancos siempre supone un pequeño ahorro, pero es tan pequeño que no compensa el tiempo invertido. Muchos hoteles ofrecen valores de cambio similares a los de las pequeñas oficinas, pero suelen aplicar una comisión.
Aunque en algunos restaurantes y hoteles aceptan el pago con dólares o euros, siempre os aconsejamos que paguéis en la moneda local, pagaréis el precio real y es una señal de respeto hacia el país.
No es una opción pagar con tarjeta de crédito en restaurantes y otros lugares.
Los cheques de viaje también son operativos pero el cambio es más molesto.

Cajeros automáticos
Cada vez hay más cajeros automáticos y cada vez son más fiables.
Quizás te encontrarás que tu tarjeta no funciona en un cajero, ni en el siguiente, ni en el siguiente… pero no desesperes, acabará funcionando en alguno. Lo mejor es que te dirijas a los llamados «ATM lounge» donde encontrarás cajeros automáticos de diferentes bancos, por lo que es más fácil acertar el que te irá bien. Casi todos tienen vigilante y en cualquier caso es raro que se produzcan robos en Nepal.
Recomendamos pero que no confíes tu viaje al uso de tarjetas y debes tener en cuenta que un corte de luz puede hacer los cajeros inoperativos. Nepal es un país seguro y aquí nos movemos con bastante cantidad de dinero en metálico en el bolsillo, siempre que guardéis las precauciones básicas.

Electricidad

El voltaje es de 220v. La mayoría de enchufes son múltiples, así que admiten puntas redondas, planas y triples, por lo tanto será difícil que no puedas enchufar en un lugar u otro, aunque también hay que decir que la mayoría de veces el enchufe no queda demasiado bien sujeto, así que asegúrate de que llega electricidad al dispositivo. Los enchufes de punta plana quedan mejor sujetos.
Tened en cuenta que la mayoría de enchufes tienen interruptor de encendido con lucecita de testigo. No seríais los primeros en daros cuenta de que después de toda una noche con el cargador enchufado os habíais olvidado de poner el interruptor en «ON». Recuerdad ponerlo en marcha!
Si hasta hace poco los cortes de luz eran diarios, el cambio en la dirección del departamento de energía a sacado a la luz que estos cortes no se debían a la escasez de electricidad. Hoy día en Katmandú y Pokhara prácticamente hay electricidad las 24 horas. Sin embargo, otras poblaciones siguen sufriendo falta de suministro durante algunas horas. Si bien la mayoría de establecimientos y casas particulares están adaptados al problema, ya sea con generadores (los hoteles grandes) o baterías, puede ser entonces que la corriente sólo llegue al circuito de reserva, y eso quiere decir que muchos enchufes no tendrán electricidad. Tenerlo en cuenta a la hora de la recarga de baterías.

Una consideración muy importante a tener también en cuenta es que suele haber pocos enchufes, tal vez sólo uno, de modo que si has de cargar más de un aparato (casi seguro que sí) lleva un «ladrón» o incluso mejor una pequeña regleta.

Telefonía móvil y Wifi

Las compañías más útiles para el viaje y poder disponer de datos son básicamente la pública Nepal Telecom, y la privada Ncell, a las que se ha añadido Smart Cell.

El sistema para adquirir una tarjeta SIM en Nepal se ha ido simplificando y ahora «sólo» hay que llevar el pasaporte y una fotografía carnet (una copia del pasaporte siempre os irá bien). A la salida de la terminal Internacional del aeropuerto de Katmandú se encuentran los mostradores donde podréis adquirir tarjetas de Nepal Telecom (algo más cara pero mejor si vais a zonas de montaña y treks) y Ncell. Tendréis llamadas y datos, hay «packs» diversos y los precios son bastante asequibles. Lo más recomendable es que toméis alguno de los paquetes que hay disponibles, con diferente volumen de datos y duración. Si tomáis un paquete que os cubra toda la estancia ya os podréis despreocupar. Otra opción es ir recargando a través de las clásicas tarjetas donde se rasca un código y que venden en infinidad de tiendas (seguid las instrucciones).
Tenéis información actualizada en inglés en: www.ntc.net.np y www.ncell.axiata.com

En cuanto a la conectividad os sorprenderá ver que en muchas zonas de montaña hay conexión, quizás mejor incluso que en muchos lugares de Europa. En este sentido, aunque Ncell es la operadora con mejor servicio y más clientes, Nepal Telecom tiene mejor cobertura en zonas remotas. Pero piensa que en la mayoría de casos durante los treks podéis tener cobertura de telefonía, pero no de datos. En la web se pueden encontrar mapas de cobertura.
En la gran mayoría de restaurantes, cafeterías y alojamientos tienen WIFI gratuito, sólo hay que pedir la contraseña para acceder a la red. La velocidad puede ser variable tanto en función del lugar como del día. Hay alojamientos donde el WIFI sólo llega a zonas comunes y no en las habitaciones.
Durante los treks algunos lodges tienen WIFI. En general es WIFI de pago que puede funcionar de diferentes maneras. En muchos lugares tienen unas tarjetas de prepago por horas. Aunque es muy variable calcular unas 200NPR por hora de media.

Clima y ropa

Evidentemente un país como Nepal cuenta con gran variación de temperaturas de un lugar a otro, y también hay que tener en cuenta que las sensaciones térmicas de cada persona son diferentes.

Una de las grandes preocupaciones de los viajeros es el tema del monzón. El monzón normalmente comienza en junio y termina a mediados de septiembre, o mejor dicho acababa, ya que lo que antes era bastante puntual, ahora cada año varía. Tuvimos cinco años con un monzón que llegaba hasta mediados de octubre y con lluvias fuertes, ahora llevamos algunos más normalizados, pero con alguna primavera más lluviosa.
Los monzones implican temperaturas algo más suaves, cielos más nublados y lluvias de tarde o noche. Pero esto no quiere decir que llueva cada día. Puede no llover en unos días, pero también puedes tropezar con cuatro días seguidos de lluvia constante.
Lejos de las imágenes dramáticas que a veces nos llegan, los monzones no suelen causar daños muy graves de forma general, aunque puntualmente en zonas determinadas sí lo pueden ser. Pero hay que tener en cuenta que sí que pueden afectar sobre todo a las carreteras y los vuelos. Se puede viajar tranquilamente durante el monzón, pero siempre teniendo en cuenta que hay que estar más abierto a incidencias.

Aunque en invierno hace frío, no es un frío extremo. En Kathmandu es rarísimo ver nevar, aunque la escarcha sí puede ser habitual en las mañanas de invierno, ya que está a 1300m, pero sobre todo hay que tener en cuenta que las casas no están acondicionadas para el frío y la humedad acentúa las sensaciones, tanto de calor como de frío.

Las mejores épocas meteorológicamente son la primavera y el otoño, con buenas temperaturas aunque al mediodía el sol puede calentar mucho. El tiempo es más estable aunque hay que tener en cuenta que buena parte de Nepal es montañosa y pueden evolucionar nubes de tarde fácilmente.

Esta descripción vale más o menos también para las zonas intermedias, en un entorno más rural, como pueden ser Dhulikhel, Bandipur, etc.
En las franjas sur y norte la cosa cambia radicalmente. Las zonas de selva del sur pueden ser extremadamente húmedas y calurosas en verano y otoño, mientras que evidentemente en las zonas de alta montaña notamos la diferencia con temperaturas frescas o frías, ya partir de los 4000m ya hace realmente frío durante todo el año y sobre todo durante las noches que podrán ser gélidas.

Para el viaje en general recomendamos llevar ropa ligera y algún jersey o chaqueta para las horas más frescas, que quizás ni utilizaréis en verano. Si hacéis un trek corto que no suba a grandes alturas con un «polar» y una chaqueta ya será suficiente. Si hacéis un trek más serio, ver el apartado dedicado a los treks más adelante.
En los templos, en las casas particulares y oficinas se deja el calzado fuera. Recomendamos un calzado fresco, que sea fácil de quitar y poner y que se pueda mojar.
En época de monzón llueve a menudo, así que un paraguas plegable (que además le puede proteger del sol), un impermeable ligero o aún mejor un «poncho» (encontraréis fácilmente) os harán buen servicio. Sin embargo a veces mojarse forma parte de la rutina de esta época del año.
Naturalmente en invierno hay que llevar ropa de abrigo, similar a la que llevaríamos a nuestro entorno, con algún jersey cómodo y cálido para estar en los interiores de las casas y alojamientos. Si sóis susceptibles al frío por la noche, pensad en el tipo de pijama que llevéis. Hay mantas, pero no calefacción.
En general en todo Nepal se puede llevar cualquier tipo de ropa sin problemas, veréis muchas chicas con «shorts» y chicos con pantalones cortos. Pero en la cultura nepalesa, y en Asia en general, se diferencia bastante lo que es adecuado llevar según el lugar y las circunstancias. Así, llevar unos pantalones cortos o los hombros descubiertos por la calle no supone ningún problema, pero ir con la misma ropa en un templo o incluso a un campus universitario o en una reunión de negocios se verá como una falta de respeto para los locales. Aunque como turistas será extraño que nos llamen la atención, en nuestra opinión siempre es mejor mostrar respeto hacia las costumbres de los lugares que nos acogen.

Si estáis bastantes días, hay muchos servicios de lavandería a buen precio y os tendrán la ropa limpia y seca de un día para otro, o antes, aunque dependerá de si llueve o no.

Hacer la maleta

  • Sí, podéis utilizar maleta de ruedas, pero pensad que las calles pueden no estar pavimentados y que en algunos alojamientos es posible que tengáis que subir la maleta a mano por escaleras estrechas, pero si no hacéis trek tampoco tenéis que llevar tanta cosa. Naturalmente durante el trek no puede llevar ninguna maleta rígida.
  • Ropa a tu criterio y en función de la época y tu sensibilidad al calor y al frío. Lo ideal es vestir por capas: manga corta, jersey, chaqueta, impermeable. Camisetas de algodón, pantalones de verano cortos/largos, zapatillas o sandalias, algún jersey y/o chaqueta, ropa interior. La cantidad dependerá de los días, pero recordar que hay lavanderías.
  • Los cargadores pertinentes y quizás recambio de baterías. Una regleta o ladrón para poder enchufar varios aparatos a la vez. Recordar que hay pocos enchufes en las habitaciones y que podéis tener problemas para hacer cargas enteras en zonas rurales o los treks.
  • Gafas de Sol y protección solar para la piel y los labios. Al mediodía el sol puede ser fuerte en cualquier parte. Un paraguas también es útil para protegerse del sol a parte de la clásica gorra.
  • Tener en cuenta que la mayoría de alojamientos no encontraréis jabón para la ducha ni champú.
  • Una pequeña linterna o frontal os será muy útil en unas calles poco (o nada) iluminadas de noche. También si queréis leer en la cama.
  • Botiquín básico, con tijeras, pinzas, tiritas, antiséptico, y un poco de las medicinas básicas: paracetamol, ibuprofeno, antihistamínicos y antidiarreico. No es necesario llevar un hospital de campaña. Si tomáis algún medicamento especial que pueda ser problemático en el avión, llevad la receta del médico.
  • Llevar un poco de hilo y aguja de coser siempre te salva de un apuro.
    Si el viaje te coincide con la regla, mejor que lleves tus compresas, tampones o copa.
  • Si tu itinerario incluye trek o dormir en casas particulares un saco fino de seda o algodón te puede hacer sentir más confortable.
  • Pasaporte (con aún seis meses de validez como mínimo) y la documentación que necesites. Es una buena idea tener una foto del pasaporte en el móvil y hacer una foto del visado de entrada.
  • Fotos tamaño carnet pueden ser necesarias para, por ejemplo, comprar una tarjeta SIM de móvil u otras gestiones. Una fotocopia del pasaporte tampoco estorba.

Desplazarse

En Nepal se sabe cuando se sale, pero no cuando se llega.
Moverse por carretera por Nepal aunque sea con el jeep más lujoso, siempre tiene un cierto grado de aventura, y distancias de 100km o 200km pueden representar una jornada entera de viaje.
Una orografía complicada como la de Nepal, tres meses al año con monzones, todo combinado con un país pobre económicamente, implica que las carreteras son precarias y se ven muy afectadas por desprendimientos y otras incidencias, aparte de tener un escaso o nulo mantenimiento.

Por poner ejemplos clarificadores, la ruta de Kathmandu a Pokhara es la más importante y tiene 200 kilómetros, pero lleva entre 6 o 10 horas de trayecto. Para ir a Langtang hay que recorrer unos 115 kilómetros, pero bajar de 9 horas de trayecto es difícil, o para hacerlo aún más evidente, para ir hacia el este de Nepal desde Kathmandu es necesario primero viajar unas cuatro horas en dirección oeste .

Aunque está creciendo lentamente, especialmente gracias a la inversión china últimamente, la red de carreteras es muy limitada, con unas «highways» como ejes principales, algunas carreteras secundarias asfaltadas parcialmente, y una serie de pistas pedregosas o embarradas, que pasan por lugares donde no parece posible que lo hagan y donde un coche normal puede encontrarse con problemas. A partir de aquí una innumerable red de caminos, senderos y puentes colgantes sólo aptos para personas y animales, permite llegar a granjas y aldeas dispersas donde todo, absolutamente todo, llega sobre la espalda de los porteadores, o mejor dicho, soportada por sus frentes con el tradicional sistema de carga de los «Dokos», unos grandes cestos que cargan con una cinta. En muchos casos desde la carretera más cercana hasta casa hay varias jornadas de camino. Durante el monzón muchas carreteras secundarias quedan cortadas y el barro puede hacer que sólo camiones y autobuses puedan circular por las profundas roderas.
Un hecho bastante frecuente al monzón es que una carretera esté cortada por un desprendimiento. Entonces hay que bajar del autobús y caminar hasta el siguiente punto transitable donde habrá otro autobús esperando para continuar la ruta. Evidentemente en estos casos ir en vehículo privado es inútil.

Las líneas de autobús son bastante eficientes. Hay los conocidos como «Tourist Bus», que no son para turistas, sino que son autobuses que hacen las líneas de forma más o menos directa. Suelen ser bastante confortables y se suele reservar asiento. Los buses «locales» ya son otra cosa, hacen muchas paradas, van mucho más llenos pero también pasan más a menudo, y se acercan más a la caricatura de las cabras y las gallinas en el autobús, pero no siempre es así. En los buses «locales» si estás sentado, vigila con la bandeja encima del asiento, ya que está bastante cerca de tu cabeza y llevan decoraciones bastante contundentes en caso de que te des un cabezazo botando en el asiento por un bache … y hay muchos baches.

Una manera de evitar largos desplazamientos por carretera es utilizando alguno de sus vuelos interiores realizados en avionetas bimotor. Pero volar en Nepal está sujeto a sus condiciones meteorológicas y de visibilidad y aunque no pasa todos los días, los vuelos pueden verse retrasados ​​o cancelados si las condiciones no son buenas. Algunos campos de aterrizaje remotos -no los llamaremos aeropuertos- pueden estar operativos sólo durante algunas épocas del año. En cualquier caso entre un vuelo de 30’ o 40′ o la misma ruta por carretera durante 7 o 9 horas ….
Aunque viajar por carretera es una experiencia más en Nepal que no os deberíais perder.
Moverse por las ciudades suele ser sencillo en taxi. Son taxis pequeños que funcionan bastante bien. La flota parece que se está renovando un poco, ya que recientemente había algunos vehículos que no parecía posible que circularan mucho más. Si hay que ir a lugares conocidos, no hay ningún problema, pero si hay que ir a algún lugar un poco más complicado, será poco probable que el conductor conozca el lugar, ya que las direcciones en Katmandú o Pokhara son … diferentes. Pero en general uno llega a todas partes.

En Pokhara coger buses locales no es difícil, ya que en Lakeside, que seguro es donde estaréis, está muy pensada para los turistas y preguntando es fácil encontrar el bus adecuado. En Kathmandu es diferente, ya que los buses interurbanos no son exactamente buses, sino furgonetas donde el ayudante de conductor gritando los destinos de línea una vez llega a la parada, y es realmente difícil entender qué dicen. Sin embargo hay cambios importantes últimamente, y ahora hay líneas con autobuses modernos y mejor organizados, por lo que el panorama está cambiando bastante.

Cocina

La cocina nepalí tiene un marcado acento del subcontinente indio, y eso quiere decir que es bastante picante. Pero no desesperéis, se puede solicitar que lo sea menos … normalmente.
En Nepal se puede encontrar todo tipo de comida, especialmente en Katmandú, Pokhara y otros centros turísticos. En restaurantes de carretera o pueblos pequeños la oferta es mucho más restringida.

En la mayoría de restaurantes podéis comer con tranquilidad y los que ofrecen ensaladas suelen lavarlas con yodo, aunque no siempre. Pero tampoco hay bacterias en cada bocado!
El plato nacional y lo que encontraréis en cualquier lugar es el dal-bhat (literalmente lentejas-arroz) arroz blanco acompañado de verduras variadas (lo que llaman «curry») y una sopita de lentejas que en general se mezcla con el arroz. En las casas particulares prácticamente es el plato que se come día sí y día también, mañana y noche. En los restaurantes también lo veréis identificado como «Thali» y suele ser más sofisticado, con una presentación más bonita y llevando alguna variedad más de verdura y quizás un poco de carne. En restaurantes sencillos veréis el dal-bhat habitual de las casas.

Lo que encontraréis normalmente en cualquier sitio serán: platos de arroz frito, fideos fritos (chow-mien), pasta, huevos, etc. en diferentes variaciones sobre el mismo tema, y ​​cocina de influencia india, tibetana y china mayoritariamente. Las pizzas suelen ser bastante buenas aunque de calidad variable. Veréis que algunos menús se parecen mucho entre ellos. En general con un plato suele ser suficiente.
En Nepal se come poca carne, aunque a los nepalíes les encanta, especialmente en locales de «barbacoa», normalmente cortada en trozos pequeños. Podéis encontrar carne en formato más «europeo» en Thamel y Lakeside. Teóricamente nada de vaca o ternera, que es sagrada, pero la encontraréis en muchos restaurantes y curiosamente procede de la India. Encontraréis pollo, cerdo, y búfalo, siendo esta última bastante dura. La carne de yak también está bastante extendida en los locales turísticos o de cocina tibetana, aunque muchas veces será vaca bajo el nombre de yak … y a precio de yak.

Típicamente tibetanos son los mo-mos, que destacamos muchísimo, de verduras o de carne, al vapor (los más normales) o en la plancha, y sus sopas de pasta: thukpa y thentuk.

Las cocinas Takalí y la Newar gozan de buena fama, con platos muy buenos y más sofisticados, con recetas humeantes cocinadas sobre platos de hierro. Normalmente son restaurantes más cuidados, en edificios tradicionales, con precios un poco más altos pero razonables, y también se encuentra en los menús de muchos restaurantes de Thamel o Lakeside.

El té que se suele tomar en Nepal es té negro o té con leche o nepalí. Si hace poco casi todo el café era instantáneo, cada vez es más fácil encontrar una cafetera expreso de verdad, y más ahora que no hay tantos cortes de luz. El «café solo» (black coffee) normalmente es una taza de desayuno bien llena, tipo americano. En locales habituados al turismo en Thamel y en Pokhara hay una amplia carta de bebidas frías y calientes.
Las cervezas son buenas, pero no olvidéis que las botellas son de 600cc, aunque ahora también encontraréis latas. Gorka, Nepal Ice y Everest son las cervezas más locales, y están saliendo nuevas. Muy extendidas son Heineken y Tubork, y también están entrando nuevas marcas.

La fruta es buena y barata, hay muchos plátanos, mangos y manzanas, pero no esperéis encontrarla como postre, aunque muchos restaurantes pueden ofrecer buenas «ensaladas» de fruta. Podéis comprar fruta fácilmente a vendedores ambulantes por la calle.

¿Cuánto cuesta?

Nepal no es un país caro en general, aunque algunos precios de servicios relacionados con el turismo sí lo son y pueden ser equiparables a precios europeos o incluso más caros. Las entradas a los monumentos han experimentado un encarecimiento algo exorbitante en los últimos años y siguen en aumento y los permisos de trek y entradas a los parques nacionales también van aumentando y se han creado algunos nuevos.
De todos modos a veces algunos viajeros confunden barato con «regalado».
Hay que añadir el concepto de las propinas, que os cuento a parte en el bloque siguiente, ya que es bastante importante.

En cuanto al precio de la comida y la bebida hay gran variedad y dependerá mucho más del tipo de establecimiento que escogemos.
Comer un plato en un restaurante sencillo o «normalito» puede costar menos de 300Npr ($ 3), o si sois muy exploradores y más atrevidos incluso se puede comer por menos de 100Npr. Pero si eliges un restaurante más orientado a turistas, el precio puede aumentar considerablemente. En algunos hoteles el precio de la comida o cena se situará entre 1000Npr y 2000Npr ($ 10 / $ 20).
La bebida es un capítulo aparte, ya que un refresco o una cerveza puede costar tanto o más que el plato de comida, entre 250Npr y 400Npr. Y si eres de los que toma whisky o alguna bebida alcohólica más fuerte piensa en unas 700Npr la copa.
Aunque es muy personal, un presupuesto razonable para ir tranquilos en cuanto a comida y cena por día puede oscilar entre 1000Npr y 2500Npr ($ 10 a $ 25), por lo que consideramos que calcular unos $ 25 por día permite moverse con tranquilidad en cuanto a la comida, pero eso lo tiene que valorar cada uno personalmente.
Como en general en Asia, la comida es barato pero la bebida es cara proporcionalmente.

Si vais a coger un taxi, negociad antes el precio del trayecto. Los trayectos interiores en Katmandú raramente bajan de las 300Npr.
Tomando como punto de partida el barrio de Thamel, ir a Bouddhanath, Pashupatinath, Swayambhunath o Patan irá entre las 400Npr y 500Npr. De Thamel a Bhaktapur podéis considerar 900Npr.
La gasolina en Nepal cuesta más o menos lo que en Europa, por lo tanto es muy cara para los nepalíes.

Acerca de recuerdos y artesanía hay mucha variedad con mucha variedad de precios. Podéis encontrar desde pequeñas piezas de artesanía en cerámica por 50Npr hasta trabajos en bronce que cuestan algunos cientos de dólares, pero como norma general, y siempre recordando que depende mucho de qué compréis, podéis calcular entre 200Npr y 800Npr para las cosas más normales.
Un caso especial son las pashminas. Para el público normal es muy difícil, por no decir imposible, saber si una pashmina es realmente pashmina 100% o saber de dónde proviene, por tanto dejaros guiar por el instinto y comprad lo que os guste justo tan solo porque os gusta, por la suavidad, el tamaño, etc. y que el precio os convenga. Os sentiréis más felices con la compra que si os obsesionáis en conseguir una pieza «auténtica» 100%. Naturalmente no es un producto barato, pero podéis encontrar bastante buenas y bonitas a partir de unas 3000Npr. Más buenas ya subirán más.

Naturalmente los precios que damos aquí son sólo una orientación y pueden variar con frecuencia. En Nepal se puede regatear, pero no creáis que son tan aficionados como en otros destinos y la mayoría de los precios son razonables, por lo que obtener un descuento regateando está bien, pero no os paséis. Hay muchos establecimientos, como supermercados, que trabajan con precios fijos y que no aceptarán ningún tipo de regateo, pero en algunos lugares podemos intentarlo o negociar un descuento. En tiendas de recuerdos, los objetos baratos se pueden redondear un poco, en los caros podéis ser más agresivos y tratar de obtener una rebaja considerable, pero dependerá del vendedor, del producto y de si hay muchas otras tiendas similares alrededor. En general nadie venderá por debajo del mínimo aceptable, pero la vida en Nepal es mucho más dura de lo que os imagináis, por eso intentad no pasaros.

Propina

En Asia el concepto de propina no es exactamente el mismo que en nuestro país. La propina se entiende más como pago de parte del «servicio». Por lo tanto no es exactamente la propina de «gratificación» tal como la contemplamos nosotros.
No es que sea un asunto obligatorio en Nepal, pero sí que hay que tener en cuenta que para muchos de los trabajos relacionados con el turismo tiene más este sentido de formar parte del salario. Algunos viajeros consideran que entonces se debería incluir en el salario, pero el hecho es que en buena parte de Asia funciona así. Hay países donde los guías no perciben salario de las agencias mientras que los viajeros les pagan directamente una «propina» fija ya tasada. Son formas diferentes de funcionar, pero es importante que lo tengáis en cuenta a la hora de calcular vuestro presupuesto.
Como referencia para ir orientados, a los guías se les suele dar unas 300Npr o 400Npr por día de viaje y persona. A los conductores algo menos.
Para los servicios puntuales, como pueden ser el maletero en un hotel o los «mahout» de los elefantes en Chitwan, entre 50Npr y 300Npr hay más que suficiente y dependerá de la duración o habilidad requerida para el servicio prestado.
Para el staff de hoteles o restaurantes muchos establecimientos tienen cajas para las propinas («Tip Box») donde podéis dejar una propina conjunta. La cuenta de los restaurantes se suele redondear al alza o dejar un poco del cambio. Con los taxis ya habréis negociado un precio así que no hay que dejar propina, aunque será vuestra opción.

En los treks para los guías de montaña funciona igual, entre 400Npr a 500Npr por día de trek y persona. Si es un grupo numeroso y tenéis «Tour Leader» o Ayudante de Guía (Sherpa) la propina también ronda esa cantidad. A los portadores la cantidad suele ser algo inferior aunque se les puede dar el mismo si así lo consideráis. Entregad la propina personalmente a cada uno al final del trek.

Sanidad

Aunque no se exige ninguna vacuna para entrar en Nepal nunca está de más que regularizes las básicas que quizás ya tienes o las habituales para viajeros frecuentes, que suelen ser el tétanos, la fiebre tifoidea y la hepatitis A. Se puede hacer fácilmente en un centro de medicina exterior o pregunta a tu médico.
En cuanto a sanidad no es un país con demasiados problemas para los turistas occidentales con unas mínimas precauciones. No hay casos de malaria desde hace muchos años por lo que se considera un país seguro al respecto.
Si bien el riesgo cero no existe, no es un asunto que tenga que obsesionar al viajero.

Un botiquín básico contaría con:

  • aspirinas, paracetamol o ibuprofeno
  • loperamida (antidiarreico)
  • antiséptico
  • antiinflamatorio
  • algún antibiótico amplio por si acaso
  • algunas tiritas

Aparte, si necesitas algún medicamento específico y añade lo que consideres conveniente. En las farmacias de Nepal puedes encontrar la mayoría de medicamentos comunes, si bien necesitarás saber el nombre genérico. Los medicamentos se venden en «blisters» e incluso en unidades, por lo que no hay que comprar toda la caja.

Es difícil encontrar tampones en Nepal y cuando se encuentran no son precisamente de la calidad que estarás buscando. Las compresas están más extendidas, pero probablemente te encontrarás con el mismo problema. Nuestra recomendación es que te las traigas de casa.

El agua del grifo no es potable para vosotros. Siempre que puedas lo mejor es llenar una botella con agua purificada, un servicio que puedes encontrar en algunos hoteles y restaurantes, más fácilmente en Lakeside que en Thamel. Si no hay más remedio, tendrás que comprar agua embotellada, pero una opción mejor medioambientalmente es purificar el agua del grifo. Tienes más información al respecto en el apartado de treks.

Sufrir la clásica diarrea del viajero puede ser normal y la mayoría de veces no se debe a ningún alimento en mal estado. El cambio de situación, de latitud, de alimentación, o simplemente los nervios del viaje la pueden provocarla más fácilmente de lo que pensamos.

Contratar un seguro médico que incluya repatriación es más que recomendable y suelen tener un coste asumible, aunque esperamos que no lo tenga que utilizar nunca. Hay Hospitales de calidad internacional en Katmandú, así que si tienes algún problema que requiera hospitalización lo más normal es que te trasladen allí.

Responsabilidad medioambiental y social

Basura
Si te preocupa el medio ambiente, intenta actuar en consecuencia. No utilices bolsas de plástico, y si las utilizas para envolver algo, intenta que vuelvan a casa. Llevar una bolsa de estas de tela para compra te puede ser útil en algún momento.
Procura dejar la mínima huella ambiental. En las ciudades no hay demasiado problema con la gestión de residuos, pero en zonas rurales imagínate el impacto de un grupo de 10 personas dejando una botella de cerveza vacía cada día y multiplicalo por miles de turistas.
Aunque a veces nos podemos echar las manos a la cabeza con los plàsticos i basura por el suelo (y con razón), antes de empezar a dar lecciones hay que pensar que el volumen total de plástico utilizado es muchísimo menor que en nuestro país, lo que pasa es que nosotros lo escondemos mejor (pero sólo reciclamos entre un 30% y un 40%!).

Pidiendo en la calle
No son tan habituales como otros lugares pero a veces veremos niños -o adultos- pidiendo. Cuando damos, en la mayoría de casos estamos perpetuando un sistema rentable de obtener algo de dinero, y no hace falta hablar de mafias. Hay que evitar que sea más rentable enviar al niño a pedir en lugar de llevarlo a la escuela. Estamos en contra de la explotación infantil y muchas veces la facilitamos con nuestra actitud «bienintencionada». También ocurre con los «regalos», los bolis, libretas, etc. que la mayoría de las veces quedan abandonados al cabo de un rato. Muchos de los simpáticos niños que os piden con una sonrisa irresistible un boli, no tienen ninguna situación de pobreza en casa. Por lo tanto la mejor actitud es actuar como lo haces en tu casa: quizás a veces das un caramelo o un regalo a algún niño, pero lo haces porque quieres y no porque sea «pobre».

Pobreza
Nepal es un país pobre, pero esto no implica que la mayoría de las familias vivan en la pobreza, aunque en general se vive mucho más austeramente. La mayoría de sueldos en Nepal rondan los 100 o 150 dólares al mes, aunque normalmente incluyen las comidas en el trabajo. Esto, los que tienen un sueldo. En Nepal se vive día a día y naturalmente no hay ni seguridad social ni prestación de desempleo, por lo que los ingresos económicos siempre cuelgan de un hilo. Sin embargo la situación irá cambiando. Ahora salen las primeras generaciones mejor formadas académicamente, pero veremos si el país es capaz de retenerlas. También hay una clase media que sube con bastante fuerza pero que hace, como es habitual, que la diferencia social aumente.

ONGs y ayuda real
Si deseas ayudar de verdad, hay muchas organizaciones que trabajan seriamente y que gestionarán bien tu donativo, sea a pequeña escala o en grandes proyectos, o puedes regalar material directamente en las escuelas, eligiendo mejor las que sean públicas. Mira de centrarte en proyectos que faciliten el acceso a la educación, ya que es el gran motor de futuro, o que mejoren el acceso a servicios médicos.
Pero una de las mejores maneras de ayudar Nepal es haciendo mover la rueda de la economía. Como viajeros y turistas sois consumidores. Trata de consumir lo más local posible, paga correctamente (recuerda lo que comentaba del regateo) y mira de diversificar al máximo.
Aquí la gente quiere trabajar, no que les den limosna.

Nepal también sufre de muchas ONG bienintencionadas pero inoperativas, donde los ingresos sirven sólo para pagar el sueldo de sus trabajadores o los billetes en primera de sus directivos, otras son negocios que se disfrazan de asociación benéfica o educativa para ganar dinero o tener trabajadores gratis, y otras son directamente delictivas. Un claro ejemplo es la gran problemática de los orfanatos, donde en algunos casos ninguno de los niños es huérfano.

Un punto que también quería comentar es que a veces nos quejamos de que nos ven como un «dólar» con patas, pero no nos damos cuenta de la ostentación de riqueza que hacemos con nuestro material, nuestra manera de gastar y consumir, nuestro equipamiento llamativo y carísimo, etc. Esto también genera una sensación que a los occidentales nos sale el dinero de todas partes y en ocasiones es difícil que entiendan que para muchos de vosotros un viaje de esta envergadura representa un gran esfuerzo económico.

Pequeñas cosas

  • Aunque el nivel de ruido en las noches no es especialmente alto, tened en cuenta que no suele haber doble cristal en las ventanas o que dormiréis con la ventana abierta. Si observáis que los perros se pasan el día durmiendo, es porque se pasan la noche ladrando. Si sois muy sensibles al ruido, llevad tapones para los oídos.
  • Como en muchos lugares de Asia, encontraréis que no hay papel higiénico en buena parte de los aseos. En los alojamientos con los que trabajamos siempre hay y para los treks os proporcionamos alguna rollos de papel.
  • En la gran mayoría de casos no hay plato de ducha, sino que todo el baño hace de ducha. Sencillamente hay los grifos y el surtidor en la pared. Hay que tener en cuenta que el suelo queda pues mojado, pero uno se acostumbra a todo.
  • El uso horario en Nepal es GMT+5,45. Esto implica una diferencia horaria con Europa de 3.45h en verano y de 4.45h en invierno. Es curioso pero es así.
  • En Nepal los vehículos circulan por la izquierda, bien … deberían circular por la izquierda. En cuanto a las carreteras y su estado ya os lo hemos explicado, no son autopistas aunque las llamen «highways». Y en cuanto a la conducción no os preocupéis mucho, a veces uno no sabe muy bien cómo lo hacen, pero te acabas acostumbrando.
  • El día festivo semanal es el sábado. Sólo os afecta el hecho de que cierran bancos y oficinas.
  • El ritmo de vida de los nepalíes se rige con la luz solar y suelen levantarse sobre las 6 de la mañana y suelen tomar un té y un desayuno ligero al levantarse. La actividad escolar o laboral suele comenzar entre 9h y 10h y se suele comer un dal-bhat hacia las 10h o las 11h. Se cena (otro dal-bhat) entre las 18h y las 20h i entre las 21h y 23h sería la hora normal para ir a dormir.
  • El horario turístico es diferente. Os levantaréis más o menos entre 7h y 8h. Pensad en comer entre las 12h y 14h y no esperéis a cenar más allà de las 9h.
  • A veces hay huelgas generales convocadas de un día para otro y que pueden paralizar muchos servicios del país. Esto puede detener transporte, cerrar tiendas, etc. Es una situación que va a la baja, pero puede afectar algunos servicios turísticos.

Los treks

Nepal se ha convertido en la meca del trek no sólo por contar con el trasfondo de las grandes cumbres del Himalaya, sino también por su cantidad y diversidad de recorridos. Más allá de los treks del Everest y Annapurna, hay muchos otros treks interesantísimos y quizás incluso mucho más ricos.

Las rutas de trek en Nepal no se crearon para los turistas occidentales, siguen los caminos locales que han sido transitados durante cientos de años por lugareños, comerciantes y pastores de yaks y que todavía se utilizan ahora para la vida de cada día. Nosotros somos un elemento más que nos hemos añadido, pero ni mucho menos somos lo más importante aquí.

Todos los treks son diferentes. Unos destacan por su proximidad a las altas montañas, otros por la belleza de su paisaje, otros por la variación en el entorno a medida que progresamos, otros por la dureza de su recorrido, otros por su interés … pero ningún trek os debería dejar indiferentes si viajáis con los ojos y el corazón abiertos.
Hacer trek no es sólo caminar, no es sólo un reto físico, es un acercamiento a una realidad diferente y también a la realidad de nuestro propio interior (más allá de ningún misticismo).

La ruta

Las etapas y las pernoctaciones indicadas en el itinerario descrito en nuestros programas están pensadas para unas condiciones «normales» de meteorología, seguridad en montaña y mal de altura, jornadas adecuadas a los porteadores y un ritmo normal de marcha para la mayoría de excursionistas, pero no deben ser tomadas como algo inamovible. Se pueden hacer ciertas modificaciones en los itinerarios y personalizarlos antes de partir y durante la ruta. El guía, junto con vosotros, puede optar por acortar o alargar la jornada y variar el punto de pernoctación por motivos diversos, ya sea porque los lodges están llenos, vuestro estado físico, la previsión meteorológica, o cualquier otra causa.

Pero para hacer trek, primero hay que llegar al punto de inicio, y eso a veces ya es una aventura en sí misma. Debéis estar preparados y ser flexibles con vuestro programa. Situaciones en las comunicaciones que son un drama nacional en vuestro país, aquí pueden ser bastante habituales, y a veces los cambios de las condiciones, para bien o para mal, se producen rápidamente. Una carretera puede quedar cortada de repente por un deslizamiento que imposibilita el paso del jeep, o un vuelo se cancela repetidamente por mal tiempo. No son situaciones infrecuentes pero tampoco pasan cada día, y vuestro equipo siempre encontrará una solución que permita seguir adelante con la ruta, por lo que no hay ni ponerse de mal humor ni empezar a sufrir antes de tiempo. Al contrario, de hecho este tipo de situaciones enriquecen de alguna manera aún más vuestro viaje.

Y si las carreteras se pueden ver afectadas, pasa lo mismo con los caminos. Fuera de los treks del Everest o los Annapurnas donde el camino es como una «autopista», hay otros treks en que podemos encontrar pasajes algo más comprometidos. Hay treks que realmente no son aptos para todos. Hay que tener en cuenta que en los recorridos estrella los treks son la principal fuente económica, por tanto los caminos se mantienen en buen estado y a medida de la comodidad de los excursionistas occidentales en cierto modo. Pero en treks a zonas menos frecuentadas los treks son sencillamente un complemento a la economía local, pero no su fuente más importante. Y por lo tanto mientras se pueda pasar ya está bien, aunque implique un cierto riesgo.
En este sentido, hacer trek en Nepal es también una enorme cura de humildad. Expertos alpinistas perfectamente equipados somos bastante más «patosos» que los locales con chanclas, incluso cuando cargan 40kg a la espalda. Bueno, ellos han caminado toda su vida por terrenos similares, nosotros lo hacemos sobre aceras pavimentadas la mayor parte del tiempo.

Normalmente las primeras etapas de los treks más remotos son las etapas más exigentes, ya que transitan por valles estrechos y los ríos bajan con mucha fuerza cargados con toda el agua que se incorpora en cada cascada y río de más arriba. No es poco frecuente tener que descalzarse para cruzar un río o torrente que cruza la ruta, o tener que saltar de piedra en piedra. Incluso para algunos treks no es mala idea empezar las primeras etapas con calzado abierto que se pueda mojar. A medida que la ruta va ascendiendo implica que hay menos agua y que por tanto la afectación sobre los caminos es menor.

Nota aparte merecen tres puntos que diferencian los treks en Nepal. Por un lado los puentes colgantes que encontraréis en todas partes y que ayudan a superar barrancos y ríos. Son fiables y la mayoría suelen estar en buen estado. Como ocurre con los caminos, las zonas del Everest y el Annapurna cuentan con puentes en buen estado y mucho más nuevos que no otros donde los puentes ya llevan una larga vida.
El otro punto a destacar son «las escaleras» o «los escalones» que encontraremos en las partes más pendientes del recorrido. Hechas con piedras en la mayor parte de los casos, las hay muy bien hechas y otras que van desmoronándose poco a poco. Son una gran ayuda para mantener el terreno, pero también las hay que son inacabables y bastante duras físicamente.
Tened en cuenta también que compartiréis la ruta con mulas y yaks. Como es normal van a lo suyo y si bien conocen su propio tamaño, no tendrán en cuenta que llevan carga a los lados cuando pasen a tu lado. Dejarles paso y no os pongáis nunca por el lado donde haya precipicio o caída.

Un último punto a tener en cuenta son las carreteras de nueva construcción. Nepal está evolucionando y cambiando. A su ritmo y con sistemas rudimentarios, pero a paso firme. Se están abriendo carreteras en buena parte de los valles que entran en las zonas de trek y hay que decir que es una lucha titánica teniendo en cuenta la orografía, los ríos y los monzones.
Si ya hace muchos años se hizo la del Kali Gandaki, ahora las más importantes son la del Circuito del Annapurna (ya prácticamente terminada) y la del Manaslu. Es una cuestión difícil de valorar, pero está claro que está cambiando el panorama. De momento mucha gente ya evita las primeras etapas y eligen ir en jeep y ahorrarse dos o tres días de trek. En cierto modo es una pena, ya que se pierden buena parte de la diversidad cultural y paisajística y el dinero quedan más concentrado en manos de pocos que no distribuido por el valle. Pero es así y veremos en un cierto tiempo como buena parte de los treks comienzan a alturas de 2000m o 3000m. Se ahorrarán jornadas pero habrá que sumar el coste de los jeeps. Pero mientras eso no llegue, las primeras etapas de algunas rutas se comparten con excavadoras y otra maquinaria, barro y pasos provisionales, haciendo estas etapas un poco más … distraídas.

Permisos

Para hacer trek en Nepal siempre es necesaria la tarjeta TIMS (Tourist Information Management System), un carnet que permite hacer el trek que se detalla en él. Después se debe obtener también la entrada al Parque Nacional que corresponda y en muchos casos el acceso de la zona restringida. Algunos son fáciles de tramitar, otros, como los de zona restringida, llevan bastante papeleo. Todos estos papeles y permisos deben llevarse siempre encima (los lleva el guía) para mostrar y sellar en los controles que os iréis encontrando a lo largo del itinerario. No olvidéis las fotos carnet, aunque normalmente para los permisos las sacamos de la copia del pasaporte que nos enviaréis previamente a la agencia.

Así que ya veis que aunque todavía no habréis puesto un pie en la montaña ya habréis invertido una buena cantidad de dinero. Pensad que el turismo es la principal industria de Nepal y los treks son su máximo exponente, así que a veces nos preocupamos de cómo ayudar a este país, pero en realidad sólo viniendo aquí, entre las tasas y el movimiento económico que generáis, es la mejor ayuda que podéis ofrecer.

Meteorología

Aunque la puntualidad en el cambio de estaciones es cosa del pasado y es más difícil saber el tiempo con antelación, para nosotros la primavera es la mejor época para hacer trek en Nepal. También lo es el otoño pero hay que tener en cuenta que en octubre está todo muy masificado.

Como ya he dicho antes, se puede hacer trek al monzón, y tiene un plus de aventura auténtica sobre todo en cuanto al estado de los caminos y de la aproximación. Pero naturalmente la presencia de nubes cubrirán muchas montañas aunque los cielos, y las fotos, cogen una dimensión dramática espectacular. Las lluvias suelen respetar las mañanas, pero a mediodía o tarde ya es normal que empiece a llover.
El invierno está bastante bien, pero aparte del frío, el día es más corto y hay que tenerlo en cuenta.
Todos los treks en Nepal se desarrollan en zona de montaña por razones obvias. Hay que tener siempre presente que situaciones de mal tiempo varían mucho las condiciones del mismo y no es lo mismo hacer un trek con sol cada día que bajo la lluvia durante bastante jornadas. Como ocurre en todas partes las condiciones meteorológicas en alta montaña pueden cambiar muy rápidamente. Pero con sol o con lluvia, disfruta al máximo de la experiencia que tienes por delante porque lo vale.
Los treks suelen empezar a baja altura y las primeras etapas pueden ser calurosas y muy húmedas, pero a medida que ganamos altura va refrescando. Por encima de los 4000m o 4500m las noches son muy frías y pondrán a prueba tu saco de dormir aunque estés en el interior del lodge.

En el ámbito climático, los efectos del calentamiento son bastante devastadores y evidentes aquí en el Himalaya. Grandes glaciares están en regresión a marchas forzadas. Por ejemplo el glaciar del Khumbu (Everest) se ha reducido a un 84% de su tamaño durante el período entre 2009 a 2015. O por ejemplo el lago Imja Tso, que está creciendo rápidamente porque su glaciar se está fundiendo y debe monitorizarse por el peligro de desbordamiento.

Alojamiento

Buena parte de los treks de Nepal cuentan con una red de «lodges» también llamados «Bhatis», «tea-houses», o «guest-houses», es decir, más o menos lo que entendemos como refugios. Son casas que acogen a los excursionistas dándoles alojamiento y comida. Suelen ser negocios familiares, sobre todo si se encuentran en una población, que se han ido ampliando progresivamente. Otras tienen su origen en asentamientos temporales para los pastores de yaks o para los comerciantes que transitaban y transitan la ruta y suelen también pertenecer a alguna familia de algún pueblo de más abajo, y otros son simplemente edificios creados directamente como lodge y llevados por trabajadores contratados por los propietarios. Los lodges pequeños que pertenecen a una familia no difieren mucho o nada del alojamiento en una casa particular, lo que llamamos en inglés «homestay».

Son edificios muy variables dependiendo la zona donde nos encontremos, con diferentes calidades, más grandes o pequeños, muy básicos o casi lujosos, pero al final todos acaban siguiendo un patrón similar. La mayoría de ellos suelen estar compuestos por habitaciones dobles en general, pero también menos frecuentemente, triples o de grupo. La gran mayoría son suficientemente anchas o, en cualquier caso, menos estrechas de lo que uno puede pensar, y bastante confortables, aunque básicas. Los tabiques que las separan pueden ser de madera más o menos delgada. Las camas cuentan con colchón que normalmente será de espuma, pero también puede ser de lana bastante duro, y están cubiertos con una tela, que no es propiamente la sábana. Suele haber mantas. Naturalmente ni las mantas ni las telas se lavan en cada cambio de huésped, pero suelen estar aceptablemente limpias. Si no llevas saco porque es un trek corto o un trek que no tiene mucha altura te puede ser conveniente llevar un saco fino de seda o algodón.

Disponen de lavabo compartido dentro o fuera del edificio, y sorprendentemente se están empezando a hacer lodges con baño privado en algunas habitaciones. Un tema aparte y curioso es la pila de agua donde lavarse. Habrá alguna en algún lugar, dentro o fuera del edificio, pero puede que tengas que preguntar dónde está. En casos más extremos el agua para lavarse puede ser simplemente un grifo perdido en algún lugar.

En casi todos los «lodges» existe la posibilidad de ducharse, sea con ducha occidental, o con ducha nepalesa (o también podríamos decir japonesa) con el clásico sistema del cubo de agua caliente (o fría). Para calentar el agua pueden disponer de un pequeño calentador a gas si pueden llevar bombonas fácilmente, o sencillamente harán agua caliente sea con fuego o con ayuda de un horno solar. Es un servicio que se paga a precios variables que pueden llegar a 400NPR o 500NPR. Si haces trek fuera de temporada y sóis sólo uno o dos, puede que no te la cobren si tienes suerte. Las duchas de agua fría, o helada, son gratis.

La parte común del lodge es el comedor. En las zonas a partir de cierta altura donde ya empieza a hacer frío es la única estancia que cuenta con estufa para calentar, que quemará leña o bostas secas de yak o vaca. Seguro que habréis visto una especie de panes planos de color marrón pegados en las paredes o por tierra secándose, pues son eso. La otra parte caliente de la casa es la cocina. A partir de 4000m más o menos las habitaciones suelen ser gélidas.

Suelen disponer de corriente eléctrica, que a veces llega directamente de línea, lo que permite la carga fácil de baterías, mientras que otros sólo cuentan con baterías cargadas con placas solares o pequeñas plantas hidroeléctricas locales, por lo que la posibilidad de recarga será mucho más limitada, sobre todo si hay mucha gente que pretende cargar aparatos. Normalmente los enchufes se encuentran en el comedor, y se suele cobrar, aunque no siempre, y los precios pueden ser por carga o por hora, y pueden llegar a los 300NPR, pero también es muy variable. Otros lodges, los menos, disponen de enchufes en las habitaciones y por tanto no se paga la luz, pero puede que sólo haya corriente en este circuito durante determinadas horas del día y no las 24 horas.

Los lodges no se reservan con anterioridad al trek. Aunque, fuera de octubre, no suele haber problemas de alojamiento normalmente el guía se encarga de hacer una llamada al alojamiento donde quiere ir el mismo día o el día antes si tiene la suerte de poder conectar con el lodge, ya que a veces las comunicaciones telefónicas pueden ser intermitentes.
Aunque como agencia no marcamos los lodges a nuestros guías, ya que es de su competencia, sí descartamos aquellos que no reúnen las condiciones para los clientes o que no son respetuosos con los guías y porteadores.

Comida en el trek

La comida suele ser buena y con bastante variedad, aunque si sóis un grupo, se debería intentar pedir lo mismo en la medida de lo posible, ahorrando así combustible y logística. Debéis pensar que todo lo que veréis en los lodges sube sobre la espalda de miles de porteadores o, menos veces, de yaks, mulas … o cabras!
No falta el dal-bhat, del que normalmente se puede repetir tanto como se quiera, por eso suele ser un poco más caro. También hay arroz frito, chow-mien (literalmente fideos fritos «en chino), sopas, pasta, huevos, diferentes tipos de panes asiáticos como el chapati o el pan tibetano, rollos de primavera … Todos los platos en diferentes versiones de» con verdura «,» con huevos «,» con carne «, etc. e incluso pizzas y mo-mos.

Para desayunar hay diferentes opciones, principalmente los chapatis, el pan tibetano o los panqueques, que pueden ser con tortilla, mermelada o miel. También se puede encontrar a veces tortilla o huevos fritos o duros, sopas de fideos (instantáneas) o tostadas. Y seguramente habrá también dal-bhat, aunque esto suele ser para los guías y porteadores.

No os sorprendáis cuando encuentréis una «German Bakery» a medio trek. Hay algunas, especialmente en la zona del Annapurna, y los croissants y pastas que hacen, muchas con chocolate, os crearán adicción aunque no son exactamente como los que encontraríais en Viena.

En cuanto a la bebida, intentad en la medida de lo posible no consumir en ningún momento agua embotellada. El transporte diario de botellas de plástico para miles de trekkers implica un impacto medioambiental de gran magnitud. Sorprende ver como aún demasiados occidentales todavía no están suficientemente sensibilizados hacia este problema (pero luego dan lecciones de responsabilidad ambiental).
Hay varias opciones, por un lado se puede pedir agua hervida, aunque en altura el agua hierve por debajo de los 100ºC es una opción bastante segura, y por otra tenéis diferentes medios para purificar: pastillas o gotas de yodo o cloro, lámparas ultravioleta, filtros, … Hay un apartado específico a continuación.
En los lodges podéis tomar té. Si sóis un grupo, podéis pedir un termo entero, ya que os saldrá mucho más económico.
Encontraréis cerveza que puede llegar a ser bastante cara, pero sobre todo pensad en el esfuerzo que requiere hacer llegar según qué tipo de mercancía y el impacto que generan los miles de botellas vacías, que en teoría deberían bajar de nuevo en Katmandú pero que en la mayoría de los casos termina en algún agujero grande más o menos escondido cerca del lodge.
Si hablamos de alcohol, animaros a probar el Chang, la «cerveza» casera local, si tienen y os la quieren servir, o el «Raksi», que de forma genérica abarca todo tipo de aguardiente casero, normalmente hechos aquí de mijo, arroz, maíz, etc.

Podéis encontrar chocolatinas tipo «mars» o similares, tal vez algunos frutos secos, etc. guardad los envoltorios vacios en una bolsa destinada a este uso y bajarlos de vuelta a Katmandú.

Potabilización del agua

Beber agua directamente de un río, una fuente o del grifo no es recomendable, aunque tampoco cogerás nada grave tan fácilmente. No hay patógenos en cada gota de agua.
Encontraréis botellas de agua mineral en todas partes pero te encarecemos a que no las utilices. Las botellas de plástico son un grave problema medioambiental en Nepal y en las zonas de montaña todo lo que sube debería ser bajado, pero raramente es así. Hay opciones más limpias y respetuosas con el medio ambiente que pasan por la purificación del agua:

  • Las pastillas o gotas de yodo o cloro (o yodo + cloro) son prácticas, baratas, no ocupan espacio ni pesan y funcionan bien, aunque hay que esperar unos 30 minutos antes de beber y dejan sabor en el agua. Se pueden encontrar fácilmente en farmacias en Nepal.
  • Las lámparas de ultravioletas son seguras, actúan inmediatamente y no dejan ningún sabor en el agua. Sin embargo necesitan una cantimplora con la boca ancha (se debe introducir la luz dentro) y funcionan con pilas, aunque gastan poco. No son baratas pero, si se utilizan a menudo, son ideales. Para mí la mejor opción si las vas a usar con frecuencia.
  • Hay otros sistemas pero creemos que no son tan prácticos, ya que ocupan más, pesan y tienen una ingeniería un poco complicada. Pero todo va a gustos personales, elige el sistema que más te convenga.

Te recomendamos que no te obsesiones con el tema, ningún sistema es 100% eficaz. El agua del Himalaya no está mucho más contaminada que la que se encuentra en las montañas de nuestro entorno, pero nuestro organismo no está habituado a los elementos que puede contener, y por supuesto no hay amebas en cada trago de agua ni mucho menos. Tener un problema grave es realmente difícil, pero tampoco imposible, claro.

El equipo humano

En los treks hay una serie de equipo humano que puede o no intervenir.
El formato básico incluye guía y porteadores. Para grupos más numerosos se añade un ayudante de guía y en casos excepcionales está el «tour leader». Para excursionistas en solitario se puede optar por un guía-porteador. Como agencia no ofrecemos servicios de trek sólo con porteador y sin guía.
Sobre sus roles siempre hay cierta confusión y bastantes malentendidos que tratamos de explicar aquí.

• Porteadores: Cargan sobre sus espaldas tu equipo voluminoso. Suelen ser locales de la zona del trek, aunque algunas veces los llevamos desde Katmandú o Pokhara por si hubiera problemas en encontrar portadores disponibles o para trabajar con gente de más confianza. Normalmente hablan poco o nada inglés, conocen los caminos, pero no tienen conocimientos de cómo tratar con el cliente o qué hacer en caso de problemas. Son personas, no máquinas, y se cansan como nosotros. En nuestra agencia el límite de carga son 10kg por persona (y penalizamos económicamente un exceso evidente de la misma). A pesar de ir cargados caminan mucho más seguros que nosotros. Todas las personas en un trek son trabajadores y merecen el máximo respeto por nuestra parte, y especialmente los porteadores. A veces hay clientes que quieren hacer etapas más largas sin pensar que hay alguien que está cargando su material pesado.

• Asistente de guía (Sherpa): Con un nivel de inglés elemental, ayudan al guía en su trabajo, en nuestro caso para grupos de más de 6 senderistas, controlando los componentes o adelantándose para reservar alojamiento. Suelen ser futuros guías y algunos también han sido porteadores. Aunque se les denomine Sherpa, no tienen por qué ser de esta etnia.

• Guía-porteador (Guide-cum-porter): Normalmente para excursionistas individuales que pueden cargar parte de su propio equipo y que estén acostumbrados a moverse por la alta montaña suele haber esta figura intermedia que carga parte del equipaje del excursionista. Sus conocimientos de inglés suelen ser elementales y no se puede esperar una gran comunicación o extensas explicaciones sobre el entorno. Hay guías que también lo hacen si trabajan para un cliente individual, pero no todos.

• Guía de montaña (Sirdar): Tienen titulación específica y un nivel de inglés aceptable y suficiente para comunicarse con el cliente. Conocen las situaciones de riesgo y las acciones de seguridad a tomar en caso de necesidad. Saben tratar con el cliente a la vez que dirigen al resto del equipo. No sólo es el responsable de llevarte por la ruta más adecuada, sino también de tu confort durante el trek y en los lodges. Estará pendiente de tu evolución durante la ruta. Hay mucha diferencia entre un buen guía y un «guía no tan bueno», por lo que gran parte de nuestro trabajo como agencia es asegurarnos poder trabajar con los que nos ofrecen garantías de profesionalidad, competitividad y en los que podamos confiar plenamente .
Los guías con conocimientos de algún idioma más allá del inglés tienen tarifas que pueden triplicar la tarifa estándar.

• Tour líder: Es como un grado superior de guía. Su función primordial es tratar con el cliente y suele incorporarse para grupos ya un poco numerosos. Muchas agencias implican alguien del país de origen que acompaña al grupo. Tiene buenos conocimientos de las diferentes zonas y un nivel de inglés bueno para poder comunicarse plenamente. Se encarga de que el cliente obtenga lo acordado y vigila por su bienestar, al tiempo que se asegura que todo el trabajo es correcto. Es la persona del equipo que pasa más tiempo con el cliente.

Las personas que configuran el equipo de un trek son trabajadores. Aunque están disponibles las 24 horas del día para cualquier problema, también les debéis respetar sus momentos de descanso, donde tienen todo el derecho de «desconectar» un poco de sus clientes y disfrutar de la compañía de otros guías, porteadores y propietarios o trabajadores del lodge. Por el mismo motivo te atenderán durante sus comidas pero comerán después con el equipo.

Qué llevar

Para hacer un trek hay que tener en cuenta llevar 3 tipos de bolsas o mochilas diferentes:

  • Por un lado la que dejarás en el hotel con ropa limpia y todo lo que no necesites durante el trek y suele ser la que utilices para el viaje en general (o no). Puede ser una simple bolsa de plástico resistente y puede servir para más de una persona.
  • Una pequeña mochila «de día» con lo que necesites tener a mano durante la marcha: la cámara, batería de repuesto, algo de ropa de abrigo, poncho o chaqueta para la lluvia, protector solar, gafas de sol, gorra, agua , etc.
  • Y finalmente una bolsa blanda (no maleta rígida) para el porteador donde pondrás lo que no necesites durante el día de marcha y que encontrarás en el lodge a tu llegada: el saco de dormir, chaqueta de plumas, ropa de muda, neceser, etc. Piensa que no podrás acceder al contenido de esta bolsa hasta la llegada al lodge, ya que por un lado los porteadores arreglarán su carga con cuerdas y no es cuestión de ir haciendo y deshaciendo, y por otra, muchas veces no caminan a tu lado o puede que ni siquiera hagan la misma ruta. No es necesario que sean súper-bolsas, a veces una simple bolsa industrial funciona perfectamente y si no tienes, te la podemos facilitar.

Los treks suelen empezar a baja altura y las primeras etapas pueden ser bochornosas, recuerda que estás en un país subtropical y que hasta 4500m de altura aún tenemos bosque. Pero naturalmente a medida que ganamos altura va refrescando y por encima de los 4000m las noches ya son muy frías y llegando a los 5000m, gélidas, y pondrán a prueba tu saco de dormir aunque estés en el interior del lodge.

La cantidad y calidad de ropa que lleves dependerá mucho del trek, de la duración, la temporada y si eres más sensible al calor o al frío. Cada persona es un mundo. Naturalmente deberías tratar de reducir el volumen y peso de la mochila. Estamos en montaña y no podemos pretender estrenar ropa limpia todos los días. Suele haber la posibilidad de lavar ropa en algún día de descanso si hace buen tiempo, pero no siempre es posible. Si cuentas con porteadores, no le deberías pasar más de 10 kg de carga que, con la de otro compañero y sus propias cosas ya se acercará a 25kg o 30kg que en teoría deberían cargar como máximo. ¡Parece mentira la cantidad de cosas prescindibles que llegamos a cargar!

Lo mejor y más habitual es vestir por capas: camiseta de manga corta fina, camiseta de manga larga o similar, jersey «softcell» (polar), chaqueta de plumas (o similar), chaqueta impermeable. Con todas las variaciones posibles o capas añadidas, claro.
Una de las máximas a la hora de hacer la bolsa debería ser que cada pieza tenga el máximo de usos posibles.
En cuanto a camisetas recomendamos las finas de lana merino, ya que no cogen olor y se pueden llevar durante muchos días seguidos antes de que nuestros compañeros se vean obligados a caminar a diez metros de nosotros, a la vez que están hechas con un material natural y más respetuoso con el medio ambiente, la lana, que no las sintéticas, que además cogen mal olor rápidamente. Con tres o cuatro camisetas merino puedes hacer un trek de más de dos semanas sin problema. Pero tampoco son imprescindibles.
A partir de aquí, una camiseta de manga larga (también puede ser de merino con un gramaje más alto) o un polar fino, y tener otro más grueso para el frío, etc.
Una chaqueta de plumas te irá muy bien, ya que pesa y ocupa poco en relación a su capacidad de abrigo, pero tampoco hay que llevar un equipo pensado para subir el Everest, aunque como hemos dicho, a partir de 4000 metros de altura puede hacer mucho frío, especialmente cuando oscurece. En realidad llevar puesto el plumas en el comedor del lodge tampoco es de extrañar, ya que por mucha estufa que haya las ventanas son las que son.

Es probable que llueva o nieve en algún momento durante el trek. Teniendo en cuenta que suele haber humedad, que la temperatura no será muy fría en buena parte del recorrido y que vas andando, se recomienda un «poncho», ya que también cubre bien la mochila y permite una mejor circulación de aire. La opción de un paraguas grande también es buena. Tanto lo uno como lo otro lo encontrarás bien de precio en Katmandú, Pokhara o incluso en el recorrido. Las fundas de lluvia para las mochilas van mejor para el polvo que para la lluvia, ya que el agua se cuela por la espalda y penetra en la mochila por allí.

El calzado es el elemento más importante del trek. Estrenar un calzado en un trek de muchos días no es una buena idea. Llevar tiritas o «Compeed» siempre va bien por si acaso. Muchos treks se pueden hacer perfectamente con unas deportivas de montaña, pero dependerá del recorrido, época, y tu preferencia. No necesariamente tienen que ser de goretex, por un lado te protegen si tiene que pasar por un poco de agua o nieve, pero por otro se secarán más lentamente si se mojan mucho.
Un segundo calzado ligero para cambiarse al llegar al lodge va bien. Por un lado permitirá que se seque el calzado principal si se ha mojado o para que se ventile, por otra parte te servirá de calzado de emergencia si tienes algún problema con el calzado principal o para caminar durante las jornadas a baja altitud. De hecho las primeras etapas de muchos treks se podrían hacer con calzado abierto, tipo sandalia. Demostraréis estar al nivel de los locales cuando seáis capaces de hacer todo un trek de semanas con …¡sandalias!
Recuerda que los calcetines son una parte muy importante para de proteger o provocar unas ampollas. Son también la prenda más susceptible de coger mal olor, por eso piensa que en buena parte de las etapas unos calcetines finos serán más que suficientes, y que los puedes eliminar a tu bolsa personal de “cosas-para-tirar-después-del-trek» a medida que sean insalvables. Sólo necesitarás calcetines un poco más gruesos si subes por encima de los 4500m o 5000m.
Si tienes cierta manía o no te gusta caminar descalzo, unas chanclas te pueden ser bastante útiles para la ducha, pero no son imprescindibles.

Los paranieves no suelen ser necesarios. En general no habrá nieve o no será suficientemente profunda como para hacerlos necesarios, y si hay presencia de nieve, será en una o dos etapas. De todas formas algunos encuentran útiles unos paranieves de esos pequeños, más para las piedrecitas o el polvo que para la nieve.

En cuanto a los pantalones, los típicos en los que las perneras se pueden sacar son bastante prácticos, pero tampoco imprescindibles. Llevar un par de pantalones de verano y unas mallas para poner debajo en las etapas en altura si caminas por encima de los 4000m o 4500m son una muy buena opción, pero también puedes llevar unos pantalones algo más de invierno y/o unos pantalones impermeables. Depende un poco de la época y sobre todo si tienes que hacer más o menos etapas sobre los 4000m.
Si hace unos años llevar mallas era bastante «inadecuado» y chocaba bastante a los locales, hoy en día no es problema, pero mejor si procuras que la camiseta o el jersey sean un poco largos. Además se pueden utilizar como «pijama», de modo que llevas una pieza que tiene varios usos y ésta siempre es una buena política para reducir peso.

Para la mayoría de treks es mejor llevar saco de dormir. Piensa que las noches encima de los 4500m suelen ser gélidas, pero en general sólo son dos, tres o cuatro noches en total, por lo que quizá no sea necesario llevar un súper-saco que puede ser excesivo el resto de etapas, y dormir bien abrigado con ropa y la chaqueta de plumas estas pocas noches, tal vez incluso pidiendo un refuerzo de mantas si hay. Pero es también un tema muy personal.
Si haces un trek cortito a poca altura, tal vez un simple saco de tela, de seda o algodón, puede ser suficiente con las mantas del lodge.

Mucha gente pregunta si hay que llevar bastones o no y, como todo, es una cuestión muy personal. Como siempre impera la lógica de lo que normalmente hagas en tus excursiones. Si normalmente los utilizas y te sientes cómodo/a con ellos, adelante. Si en general no los llevas nunca, pues tampoco será necesario que los lleves aquí.

Un fular grande y ligero puede ser útil para protegerse del sol intenso y es una pieza de múltiples usos, como por ejemplo en caso de que tengas mallas pero quieras entrar en un templo o ir un poco más “correcto/a“, o si tienes de repente una «necesidad inaplazable» y no hay ningún árbol, roca o lugar donde esconderse de las miradas inoportunas, o para poner sobre la cama si has ido a parar a un lugar realmente muy… «básico», o para cualquier otra situación. Puede ser bastante útil.

Os adjuntamos aquí una lista básica general, pero adecuadla a vuestros gustos y necesidades y al trek que haréis, añadiendo o quitando cosas.

mochila de día, la que lleváis vosotros
mochila o bolsa para los portadores
camiseta / as manga corta
camiseta / as manga larga
polar o similar
chaqueta de plumas o similar
chaqueta impermeable
capelina, «poncho» o paraguas
pantalones finos, largos / cortos
pantalones de abrigo o sobrepantalones
mallas (también son útiles para dormir)
calcetines finos / gruesos
ropa interior confortable
pijama o ropa para dormir (a veces una muda)
bañador
calzado para caminar
calzado para el lodge y / o de recambio
chanclas
toalla de ducha
toalla pequeña
frontal o linterna (+pilas)
botiquín básico
neceser y jabón ducha
cantimplora o recipiente para agua
sistema de purificación de agua
jabón para lavar ropa
navaja
gafas de sol de protección 3 o 4
crema protectora solar alta
protector labial
«Buff» o similar
gorra y / o similar
guantes finos y / o gruesos
fular
saco de dormir (se puede alquilar)
baterías de repuesto
cargadores y / o «powerbank» para cargar otros aparatos
bastones de andar
paranieves

Seguro de rescate

La montaña es siempre imprevisible y más cuando nos movemos a gran altitud. No se trata de que haya grandes dificultades técnicas o peligros, pero una simple torcedura de tobillo o un tropiezo con un mal aterrizaje pueden obligarnos a renunciar a nuestro itinerario. También el mal de altura, si no es detectado a tiempo, puede tener consecuencias graves.

En Nepal las distancias son largas y los treks se sitúan en zonas remotas y aisladas, por lo que en la mayoría de treks un rescate por vía terrestre puede ser largo, penoso e incluso puede hacer peligrar la vida del paciente si el problema es grave. Es por este motivo que en la mayoría de nuestros treks consideramos obligatorio disponer de un seguro que te cubra rescate en helicóptero en alta montaña en Nepal. Si eres de una federación de montaña, normalmente lo cubre, pero mejor asegúrate de este punto antes del viaje. En el caso de la FEDME debe tener la modalidad «D». Te pediremos la copia del carnet o el seguro antes del viaje.
También algunas compañías de seguros tienen pólizas de asistencia médica para viajeros a la que se puede añadir un suplemento que incluya montañismo, trek, y otras actividades de aventura, con un precio final razonable.

Como opción, y aunque no nos guste, puedes renunciar a hacer un trek con este tipo de seguro firmando un documento de descarga de responsabilidades que nos puedes pedir, pero realmente no te lo recomendamos.

Mal de altura

El conocido como «mal de altura» debería ser unas de las preocupaciones (nunca una obsesión) de toda persona que vaya a hacer un trek por encima de los 3500m o 4000m. Pero con una información básica, estar un poco atento a los síntomas y respetando las recomendaciones, no debe ser ningún problema.
Mucha gente que nota que le cuesta respirar cree que sufre de mal de altura. No. Que nos cueste respirar a esa altitud es normal, ya que en el aire hay menos oxígeno, pero no es el mal de altura en sí. Por el contrario, aumentar el ritmo de la respiración es una adaptación de nuestro cuerpo y nos ayuda en cierto modo a evitar sufrir mal de altura.

Cada año muere gente por mal de altura durante algún trek y son unas muertes absurdas, porque los síntomas avisan con tiempo. En general las etapas de los treks están pensadas para ir ganando altura paulatinamente. Hay zonas en las que podríamos avanzar mucho más en cuanto a horas de camino, pero lo que marca la duración de una etapa es la variación en altura, y se considera como valor de referencia no dormir por encima de los 400m o 500m de la noche anterior aproximadamente. La susceptibilidad es diferente para cada persona e incluso puede variar en la misma persona de un trek a otro. Cada aumento en altitud implica una adaptación, estar aclimatado a 4000m no implica que estaremos bien a 4500m.
Los consejos que damos aquí no son para evitar que padezcas mal de altura, esto a veces no se puede evitar, pero sí que deberían servir para evitar que tengas ningún contratiempo grave por mal de altura.

Sin entrar en detalles científicos, el mal de altura se produce por el derrame de fluidos dentro de nuestro cuerpo. Cuando éste se produce pero seguimos ascendiendo llegará a ser grave, produciendo un edema, generalmente cerebral o pulmonar que, si no es tratado urgentemente, acabará provocando la muerte.
Os prevenimos también que en general todo el mundo tiende a despreciar los primeros síntomas, sea de cara a un mismo o de cara a los compañeros. Si creemos que tenemos los síntomas siempre debemos pensar que son de mal de altura, es mejor equivocarse en esto que no lamentarlo más tarde. La gran mayoría de problemas fatales se dan en grupos, donde por no avisar o porque el grupo no quiere perder un día (parece mentira pero pasa), el enfermo llega a un punto de no retorno. Es por eso que en nuestros treks intentamos siempre tener un día de descanso que nos sirva de margen de seguridad y que además nos sirva para mejorar nuestra aclimatación en altura.

Cuando notamos los primeros síntomas significa que nuestro cuerpo no se ha adaptado bien a la altura en la que estamos. No pasa nada. En principio, si nos quedamos un día en donde estemos será suficiente para aclimatarse y podremos continuar. Pero si seguimos encontrándonos realmente muy mal o no mejoramos, y sobre todo si empeoramos, debemos bajar rápidamente hacia una cota inferior. La opción es bajar hasta el punto donde el paciente se encontraba bien y quedarse una jornada, tras lo cual se puede seguir la ruta prevista. Ya veis que en realidad es sencillo. Pero mucha gente tiene su calendario y lo pone por encima de su vida o la de los compañeros, y creedme que he visto casos absurdos y graves. No nos cansaremos de repetir que vale la pena tener dos días de margen en Katmandú por si acaso.

Los primeros síntomas típicos son: dolor de cabeza, náusea, desgana y cansancio. Como veis pueden no estar relacionados con el mal de altura, pero si alguien tiene, ya debe estar alerta y sobre todo alertar a sus compañeros. Y esto es importante, ya que más adelante podemos ser incapaces de darnos cuenta cuenta de nuestro estado e incluso negarlo, de manera que nuestros compañeros pueden salvarnos la vida si están avisados. La situación comenzará a ser grave cuando los síntomas empeoren, sean persistentes, si vomitamos, etc.
Podemos estar seguros de que alguien sufre mal de altura gravemente si observamos uno de estos puntos:

  • Muestra evidentes faltas de coordinación, como ser incapaz de caminar en una línea recta imaginaria.
  • Mantiene una respiración acelerada, de profundo cansancio, después de 10 minutos de estar en reposo (aunque uno llegue resoplando al lodge, si está bien la respiración se normaliza en menos tiempo).

En estos casos hay que bajar tan rápidamente como se pueda, sea la hora que sea, ya que la persona puede estar a unas horas de caer inconsciente.
No os obsesionéis. Sólo hay que estar un poco atento con vosotros mismos y sus compañeros.

Sanguijuelas

Los occidentales tenemos cierta obsesión con el tema de las sanguijuelas y hay muchos equívocos al respecto. Digamos que la sanguijuela es «el enfant terrible», pero no pasa de ser una molestia. Las sanguijuelas no transmiten ninguna enfermedad en sí y no dejan nada dentro si las sacamos manualmente, siendo este uno de los equívocos más extendidos, pero al hacer un poco de herida, que suele ser pequeña, esta sí que puede infectarse levemente, como cualquier otra, o producir cierto escozor como una picadura de mosquito normal.

Las sanguijuelas son más frecuentes en la época de lluvias, en julio y en agosto, con mucha diferencia respecto de otras épocas, donde es difícil encontrarlas.
Hay diferentes tipos y tamaños y suelen encontrarse sobre todo en el suelo entre la vegetación, en algunos charcos de agua, etc. En zonas muy transitadas no suele haber y en las poblaciones tampoco hay demasiadas. Cuando pasamos por un camino estrecho en una zona rural o forestal y frotamos las plantas, es posible que nos pillen, o en el margen de las pistas o carreteras cuando paramos a hacer una foto. La velocidad con que caminamos suele influir en la facilidad o dificultad con la que se pueden adherir a nuestro cuerpo.

La mayoría de las veces no seremos conscientes de que hemos tenido, ya que suben, chupan un poco de sangre aumentando su volumen, y se desprenden. Pero como que utilizan una saliva anticoagulante (y anestésica) la sangre sigue fluyendo, y eso será lo que veremos o notaremos, que nuestra ropa está roja. En realidad este es el único punto realmente inconveniente de las sanguijuelas, ya que a veces la sangre sigue fluyendo incluso al día siguiente … o más.
La zona más frecuente serán los tobillos y las piernas y entran fácilmente en las botas, por lo que es interesante controlarlas en el lodge si hemos tenido alguna sanguijuela durante la jornada.

Si las pillamos infraganti, no hay que sufrir, lo más fácil es sacarlas pasando el filo de una navaja entre la piel y la sanguijuela, o con la uña directamente, y listos. Acercar una llama también funciona. La sal y otros sistemas, como aceites, etc. pueden ser útiles pero no imprescindibles. El repelente de insectos hace que sea más difícil que suban, pero no imposible, aunque es una precaución fácil de aplicar. Un truco que parece curioso es coger crema hidratante, mezclarla con sal abundante y aplicarla en la piel. A veces los locales llevan un saquito de sal mojado y la aplican para que la sanguijuela se suelte.

Por la izquierda

Aunque Nepal es mayoritariamente hinduista, en las zonas de montaña el budismo gana fuerza y esto quiere decir que cada día nos encontraremos con muchas «estupas» (en tibetano chortens), manis (muros o montículos de piedras grabados con mantras), galerías de molinillos de oración y otros elementos religiosos del budismo.
Cuando nos encontramos uno de estos monumentos siempre hay que tratar de pasar por la izquierda del monumento, dejándolo a nuestra derecha, como si estuviéramos haciendo la circunvalación en el sentido de las agujas del reloj.
Normalmente verás que hay camino para hacerlo, pero si no és el caso, tampoco hay que escalar montañas para evitar pasar por la derecha, no es tan grave. Como sucede en todas partes, verás que hay nepalíes que tampoco lo respetan, y si alguna vez se te olvida, siempre puedes decir que eres simpatizante de la rama Bön, que los circunvalan el sentido contrario.

Lugares

Kathmandu

Katmandú es una experiencia, se ha de vivir más que ver. No es una ciudad a la que un vaya para disfrutar de su armonía y belleza general, y el urbanismo no es su punto fuerte. Como la mayoría de zonas urbanas en Nepal, es bastante caótica, ruidosa y llena de polvo, y mantener las casas y los hoteles limpios es un trabajo constante y, a veces, imposible. De Katmandú verás sus monumentos destacados y el barrio de Thamel. Thamel es donde se concentra la gran parte de la actividad turística de la ciudad, sobre todo de «mochileros» que son mayoría, aunque al final todo el mundo y pasa por aquí en un momento u otro. Thamel está lleno de tiendas de todo tipo, restaurantes, cafés, alojamientos diversos y mucha animación. Desde hace poco caminar por sus calles centrales es mucho más tranquilo, ya que se ha restringido el tráfico.
Pero naturalmente Katmandú es mucho más, y se extiende por barrios residenciales de casas bajas distribuidas entre callejones estrechos, con huertos dispersos. Aunque el terremoto de 2015 causó daños y un número elevado de víctimas, hoy en día no hay rastro de sus efectos más allá de monumentos históricos en restauración que cada vez son menos, y la ciudad funciona como siempre. Parece pero que un aire nuevo recorre la ciudad, se observa más respeto en el tráfico, cada vez hay más tiendas y cafés más cuidados, más limpios, se están construyendo nuevos hoteles de gama alta y una clase media crece lenta pero constantemente… con lo que también hay más coches. La inversión china también se deja notar, y ahora Thamel tiene su propio pequeño «China-town» y cada vez se ven más tiendas regentadas por la comunidad china y hay más productos de China.

Katmandú es una ciudad vital y muy interesante y que, si tienes tiempo, vale la pena recorrer más allá de los espacios propiamente turísticos. Pero al margen de eso tiene cuatro grandes monumentos destacados que no deberías perderte.

Pashupatinath es el templo hindú más sagrado del país, lo que lo convierte en el atractivo más importante. Es donde se realizan las cremaciones en los ghats sobre el río sagrado (y contaminado) Bagmati. Un lugar muy sagrado y también, como no podría ser de otra manera, muy mercantilizado, aunque no por ello debes ser menos respetuoso y prudente en tu conducta como cuando tomes fotografías. Esto no es un espectáculo.
Es a primera hora de la mañana o al atardecer cuando este sitio concentra su mayor actividad local y menos turística y cuando se puede respirar su auténtica atmósfera, nada que ver con la del resto del día, precisamente cuando llegan los grandes grupos de turistas.
De Pashupatinath a Bouddha se puede ir a pie en unos 30 o 40 minutos caminando por las calles de un Katmandú mucho más auténtico alejado del turismo. ¡Hacedlo!

Bouddha es todo el barrio que incluye Bouddhanath, también conocida simplemente como Bouddha, la gran estupa que se ha convertido en motivo iconográfico de Nepal con derecho propio. Sufrió algún desperfecto durante el terremoto pero ya está completamente restaurada. La estupa de Bouddha se encuentra dentro de una gran plaza con algunas tiendas, cafés y restaurantes, muchos de los cuales están situados en las azoteas de las casas que dan a la plaza por lo que son un lugar inmejorable para descansar tomando un té o comiendo algo mientras disfrutas de las vistas sobre todo el recinto.
Aunque es un lugar turístico, nunca es estresante y respira mucho ambiente local, tiene una atmósfera especial. Los fieles rodean la estupa en el sentido de las agujas del reloj, así que os podéis animar y aprovechar para hacer girar algunos -¡no todos!- los cientos de molinillos de oración que la rodean. Se puede acceder a sus primeros niveles exteriores, y se puede observar desde los templos de Tsamchen o Guru Lhakhang.
Pero como hemos dicho, Buda es mucho más, es todo un barrio que concentra la comunidad de refugiados y exiliados tibetanos en Katmandú, con tiendas de parafernalia budista y un buen número de monasterios budistas, muchos de los cuales se pueden visitar libremente. Recomendamos pasear un poco por los alrededores.

Swayambhunath, conocido también como el templo de los monos por razones obvias, es la otra bella e icónica estupa de la ciudad acompañada de templos hinduistas, en una clara demostración de la mezcla de culturas y religiones. Swayambhunath se encuentra encaramado en una colina que domina la ciudad y la mejor manera de acceder es por las escaleras empinadas que nos conducirán hacia la estupa. Siempre hay un buen número de fieles y los monos son bastante tranquilos. Hay algún establecimiento para comer. Aparte del conjunto de templos de ambas religiones, el espacio se extiende formando el Amideva Buda Park hacia la carretera de circunvalación (Ring Road), donde se encuentra el acceso que suelen utilizar los grupos de turistas, y vale la pena pasearse por aquí.

La plaza Durbar de Katmandú es lo que fue el antiguo centro neurálgico de la capital. De hecho, plaza Durbar significa plaza del Palacio y los hay en Patan, Bhaktapur y otras ciudades del país. La imagen de la torre Dharahara completamente destruida recorrió el mundo como símbolo de la destrucción del terremoto de 2015. Pero la plaza Durbar no está devastada, aunque sí algunos de sus monumentos fueron seriamente dañados.
No es exactamente una plaza, sino un conjunto urbano de plazas y calles, templos y palacios, tiendas y comercios, lleno de vecinos atareados en su trabajo. Es en la plaza Durbar donde vive la Kumari Devi (reina-diosa), la diosa viviente encarnada en una niña, que ocupa este palacio junto con su familia desde los 4 años hasta la pubertad, y que sólo es posible ver unas seis veces al año en sus apariciones públicas y de vez en cuando se asoma por la ventana. Los nuevos presidentes de la república (antes los reyes) reciben su bendición, aunque hay varias Kumaris de menos importancia esparcidas por todo el valle de Katmandú.

Patan

Patan, junto con Bhaktapur y Katmandú, también fue ciudad real. Aunque está pegada al sur de Katmandú como si fuera un barrio, es una ciudad independiente y es mucho más tranquila que la capital. Su nombre en sánscrito es Lalitpur, que significa «ciudad de la belleza». Queda dicho pues.
El Patan Dhoka es como se conoce la parte vieja de Patan. Quedó bastante afectada por el terremoto de 2015 por lo que muchas casas están apuntaladas con tablones de madera (de eficacia dudosa) por la fachada de la calle, situación que irá a menos con el tiempo. Es un lugar interesante para pasear sin rumbo, hay muchas tiendas de artesanía religiosa, especialmente de figuras de bronce. También se pueden encontrar (no tan en el centro) tiendas de diferentes organizaciones de comercio justo, e incluso el súpermoderno Labim Mall, una muestra de cómo las nuevas generaciones de clase media están creciendo en este país. Además Patan acoge bastantes eventos de carácter cultural y de arte moderno, y cuenta con diferentes murales en algunas paredes de la ciudad que os invitamos a descubrir.
Como monumentos destacados está la plaza Durbar que (según algunos) está considerada el mejor ejemplo de plaza Durbar de Nepal, aunque Bhaktapur (en mi opinión) es más interesante. Sufrió bastantes desperfectos durante el terremoto y muchos templos están aún con andamios, pero no deja de ser una visita importante. El museo adyacente está bien cuidado y tiene buenos ejemplos de escultura religiosa en un edificio acogedor.
Los que sí son más diferentes y por lo tanto más interesantes son el Golden Temple, el Mahabuddha Temple y el Rudravarna Maharivar. Son espacios no demasiado grandes donde no suele haber muchas multitudes y todos ellos están bastante cerca de la Plaza Durbar. Vale mucho la pena meterse por el pequeño laberinto de pasadizos, plazoletas y callejuelas que conforman esta zona de la ciudad vieja.

Bhaktapur

Bhaktapur es para ir recorriendola sin prisa y descubriendo rincones. Naturalmente antes de que los grupos turísticos lleguen y después de que se marchen es más tranquila, pero nunca es un lugar donde uno se siente estresado. Bhaktapur fue ciudad real y es patrimonio de la Humanidad por la Unesco. De hecho Nepal es uno de los países con más monumentos declarados como tales. Algunos monumentos están derruidos debido al terremoto de 2015 y otros están en restauración, pero son pocos, ya que la gran mayoría no sufrieron ningún desperfecto importante.
Bahktapur cuenta con el recinto monumental que es de pago con diferentes accesos, que incluye los monumentos y templos, pero también casas particulares, tiendas, restaurantes y diferentes alojamientos, así que no sólo es un conjunto magnífico de edificios monumentales, sino que toda la villa está viva, la gente vive y trabaja con normalidad, convirtiéndola en un lugar ideal para pasear sin preocupaciones.
Piérdete por ella (recuerda llevar la entrada siempre encima). No es muy grande, y no hay mucho tráfico en buena parte de las calles. Está llena de rincones interesantes, pequeños restaurantes, tiendas para turistas y no turistas, la plaza de la cerámica donde cuecen todo de utensilios de barro y un lugar ideal para comprar recuerdos diferentes. Y sobre todo no te limites sólo al recinto monumental. Llegate hasta el río donde hay ghats y pequeños templos donde no se suelen ver muchos turistas o ninguno.
Toda la zona de Bhaktapur es famosa por su yogur. Es muy bueno y seguro. Lo encontrarás en pequeños establecimientos, sobre todo en la calle que llega a la puerta de entrada principal.
Si te alojas en Bhaktapur, hay que avisar para que te extiendan la entrada a más días, y si te estás en Nepal bastante tiempo, te pueden hacer un carnet que te permite entrar hasta el final del visado, aunque quizás no te lo tienen hecho antes de que te vayas.

Kirtipur, Chobhar, Bungamati y Pharping

Kirtipur es una pequeña población en una colina sobre Katmandú. Tiene un casco antiguo muy interesante y no hay muchos grupos turísticos que se acerquen. Nosotros solemos alojar algunos viajeros al monasterio budista de monjas de Karma Lekshey Ling en lo que es una experiencia muy interesante. Justo al frente del monasterio hay una escalinata que da a una de las antiguas puertas de acceso a la parte antigua, aún con las viejas puertas de madera. De allí sigue una calle que llega a la plaza de los templos donde hay buenos ejemplos de arquitectura newar, quizás incluso mejores que otros más conocidos. El templo principal es un buen ejemplo. Por unas puertas se accede a la plaza del Palacio con su gran pokhari (balsa de agua). y es bastante auténtica. En esta plaza a veces hacen unas pastas romboides fritas llamadas «khajuri». Es una pasta tradicional de Nepal, pero hoy en día no es muy fácil encontrar (en Bandipur también hacen, pero las de aquí son mucho mejores).

Hacia el sur encontramos Chobhar, con su garganta del río Bagmati, cortada con una espada mágica para evacuar el agua del antiguo lago que había en la actual Katmandú. Al otro lado del puente hay un templo con las clásicas tallas sobre madera con «posiciones» explícitas.

Bungamati contaba con una gran plaza llena de pequeños templos y esculturas, pero que quedó arrasada durante el terremoto y está inmersa en trabajos de restauración. Sin embargo las esculturas siguen ahí. La ciudad es conocida por sus talleres especializados en la talla de madera.

Finalmente Pharping, de estilo newar y lugar sagrado para el budismo, es un importante centro de peregrinación que cuenta con un elevado número de monasterios y escuelas budistas.
Cerca de Pharping se encuentra el templo hinduista de Dakshin-Kali, dedicado a la diosa Kali (la diosa negra) donde se hacen gran cantidad de sacrificios de animales, normalmente gallinas y cabras, por tanto no es un lugar muy agradable. De hecho hay actualmente un movimiento en Nepal que cuestiona la cantidad de sacrificios animales que se hacen en el país y especialmente en lugares como Dakshin-Kali o Manacamana, y cuyos simpatizantes se suelen concentrar en estos templos.

Dhulikhel, Namo Buddha y Panauti

Hacia el este de Katmandú está el triángulo formado por Dhulikhel, el monasterio budista de Namo Buddha y Panauti.
Siguiendo la carretera más allá de Bhaktapur se observan bastantes hornos cerámicos donde se cuecen los ladrillos tan clásicos de Nepal y la figura Kailashnath Mahadev, la escultura de Shiva más alta del mundo con 44 metros.

Dhulikhel es conocido por sus vistas del Himalaya. La mayoría de grupos turísticos se desplazan a Nagarkot, pero al contrario de la misma que es sólo un conjunto de hoteles, Dhulikhel es una verdadera villa newar situada en un paso de montaña, un pueblo donde sus habitantes trabajan y viven más allá del turismo, con un casco antiguo lleno de edificios de ladrillo rojo y madera tallada, el Dhulikhel Bazar, pero también con edificios actuales. Un pueblo que si bien acoge turismo, quizás no calificaríamos de turístico del todo. Como veréis muchas de sus casas parecen aguantar en pie de forma sorprendente. Fachadas peligrosamente inclinadas, grandes grietas, … y sin embargo, todos estos viejos edificios aguantaron impertérritos el terremoto de 2015 que se dejó sentir duramente en esta zona.

Más allá está el monasterio de Namo Buddha, situado estratégicamente sobre una montaña con muy buenas vistas sobre los valles de alrededor y el Himalaya. Es un monasterio importante. La leyenda cuenta (con diferentes variantes y que también encontramos en otros lugares) que Buda, en su camino al nirvana, se detuvo ahí donde encontró una tigresa con sus crías hambrientas. Compadecido, Buda dio sus brazos para alimentarlas, y éste es el motivo por el que se erigió aquí este monasterio.

Panauti, más al sur, es una pequeña ciudad anclada en el pasado, cuando fue un importante centro comercial durante la época Rana, y situada en una confluencia de los ríos Roshi y Pungamati, a los que la creencia dice que se une un tercer río invisible, el Padmabati, convirtiéndola en especialmente sagrada y por lo que cuenta con un buen número de templos antiguos de todos los tamaños, especialmente en la confluencia de los ríos. Panauti sobrevivió indemne durante siglos a varios terremotos, aunque finalmente el de 1988 sí causó algunos desperfectos en su rico patrimonio cultural, así como en este último, aunque no demasiado serios. Es muy interesante pasearse por sus calles entre casas de ladrillo, gente haciendo tareas agrícolas, niños que van a la escuela, y templos antiguos.

Pokhara

Pokhara es la segunda ciudad de Nepal en importancia. Situada en el sur de los Annapurnas, es la base de una buena cantidad de treks de diferente tipo, y también cuenta con zonas rurales muy interesantes a su alrededor, como pueden ser el Begnas Tal (lago Begnas), la zona de Panchase, o nuestro itinerario por Raipur, más al sur.

El barrio de Lakeside, que ha crecido junto al lago Fewa, está rodeado de bastante espacio natural y es el que concentra la mayor parte de alojamientos, restaurantes, bares, cafeterías y tiendas, pero es un barrio muy tranquilo, casi la antítesis de Thamel. Orientarse en Lakeside es fácil, ya que se estructura siguiendo la avenida principal, que continúa como carretera recorriendo el lago hacia el norte, una buena ruta para hacer en bicicleta tranquilamente. La ribera del lago es ideal para pasear sin coches, y han proliferado algunas terracitas tipo chill-out para comer, tomar un té, una bebida, etc. A veces hay alguien que toca improvisadamente, o puede haber alguna actuación. Como todo Nepal, el turismo chino coge fuerza y ​​los comercios en manos de chinos también, por lo que las cosas van cambiando. Ni mejor ni peor. Pokhara aún mantiene su ambiente «hippy» o alternativo o como queráis llamarlo. Podríamos decir que la parte de más al norte es más «fumeta» y que la parte del sur es más «upper level», pero sin que esto sea estricto. Hay restaurantets bonitos, o de estilo más local, o más «fashion», tiendas de todo tipo, bastantes librerías, y algunas «german bakery” (pastelerías alemanas).
Es un lugar tranquilo y bonito para pasear, descansar, observar los turistas y los locales que trabajan para los turistas. Una visita interesante es coger una barca de madera hasta el Templo de Barahi Mandir que está en una isla. Hay algún turista pero sobre todo devotos locales … y turistas nepalíes o indios.

Un recorrido por los alrededores os puede llevar hacia Sarangkot, encaramada en lo alto de una montaña justo sobre Pokhara que identificaréis fácilmente, ya que es el punto de salida de los parapentes que vuelan sobre el lago. Cuenta con muy buenas vistas sobre el Himalaya, aunque ahora hacen pagar para acceder al punto de observación, y hay toda una serie de «guest-houses».
La “Davi’s Fall» es un agujero donde la tierra se traga literalmente el agua del río Pardi (Pardi Khola) que entra en un túnel natural, de unos 150 metros de longitud, que se abre en la roca, en medio de un ruido ensordecedor. la historia dice que una joven suiza llamada Davi murió al ser arrastrada por la corriente hacia el año 60 y es conocida ahora con su nombre en vez de Patale Chango, su verdadero nombre en nepalí.
En el otro lado de la carretera la cueva de Gupteshwor Mahadev es en realidad la salida de la cascada de Davis. Es bonita con sus vetas de roca y la luz del exterior que se filtra entre las grietas creando una interesante atmósfera. Hay mucha agua y murciélagos en el techo.
También cercano se encuentra el campo de refugiados tibetanos de Tashi Ling, una de las realidades del Nepal que es el primer destino lógico de los tibetanos que huyen de su país. Se calcula que entre 3000 y 4000 tibetanos huyen cada año desde el Tíbet hacia Nepal, Bután o India, aunque una parte son niños y adolescentes que son enviados por sus familias para que estudien tibetano y cultura tibetana. En Nepal antes de 1989 tenían derecho a documento de identidad y derechos económicos, pero a partir de entonces debido al tratado de cooperación con China, no se les reconoce su estatus y no les está permitido legalmente trabajar o poseer tierras entre otros derechos. Es debido a este hecho que la venta de bisutería y otros productos de artesanía tibetana se ha convertido en una de sus maneras de obtener algo de dinero.
Por carretera se puede subir a la Pagoda de la Paz Mundial, esta estupa blanca que habréis visto seguro desde Lakeside encaramada a la montaña al otro lado del lago. Dada por el gobierno japonés, es un balcón sobre el lago, la ciudad, los Annapurnas y el Machhapuchhre que se ven justo delante si las nubes lo permiten.

Todos los sitios se pueden visitar fácilmente en taxi, bus o bicicleta, y es recomendable también acercarse hacia Pokhara Bazar, la verdadera ciudad, ya un poco más caótica, y donde aparte de pasear aquí y allí puedes encontrar el Museo Gurkha, una realidad bastante interesante y única en la sociedad nepalí en la que miles de jóvenes intentan cada año pasar las pruebas de acceso a formar parte de los regimientos Gurkha como una opción de futuro, un futuro que no es nada fácil en este país. Ser Gurkha en el ejército británico o indio es todo un estatus social en Nepal, aunque la realidad naturalmente no es tan bonita: Los Gurkha son la primera línea de combate en los conflictos bélicos del Reino Unido.
Por último, otro lugar interesante para los alpinistas puede ser el Museo Internacional de las Montañas, con ejemplos de hábitats de montaña y de las diferentes expediciones al Himalaya, a parte de un Yeti.

Bandipur

Bandipur era una pequeña pero importante ciudad comercial en las antiguas rutas norte-sur que perdió su valor estratégico con la construcción de las carreteras y cayó en el abandono. Años más tarde se fue rehabilitando acertadamente de cara al turismo en la Bandipur de hoy. Acoge principalmente pequeños grupos o turismo independiente, por lo que nunca es un lugar sobrecargado de turistas y respira mucha vida local.
Es destacable que su centro está cerrado al tráfico, algo único en Nepal. Situada en un paso de montaña, en días claros cuenta con muy buenas vistas sobre el Himalaya al norte, sobre todo a primerísima hora de la mañana.
Ya verás que es un lugar muy bonito para estarse. En su calle principal se mezclan alojamientos y restaurantes con terraza bien cuidados, que coexisten con otros de estilo más «local». No es una población grande y está rodeada de bosques y zonas de cultivo yendo más hacia el valle, por lo que cuenta con muchos posibles paseos cortos, como puede ser subir al mirador Thani Mai, ir al pequeño templo de Khadga Devi, o más largas como ir a la granja de seda (silk farm), el recorrido de naturaleza de Raniban, el de las orquídeas o la cueva de Siddha. Pero sencillamente pasear por sus calles y los alrededores ya vale la pena.

Una opción muy interesante es la ruta a Ramkot, un pueblo Magar donde muchas agencias dicen que las casas son redondas, lo que demuestra que no han ido mucho por allí. De hecho sí hay una casa redonda (y quizás alguna otra) pero no más. Se puede hacer una ruta circular de entre cuatro y seis horas, que baja al valle y pasa por granjas, cultivos en terraza, alguna escuela, etc. y regresa por la ladera de la montaña.